Cultura

10
Feb
2015

Enry Mariño, un artista plástico autodidacta que nació un 14 de octubre en La Cañada de La Iglesia, donde se levantó la parroquia del 23 de Enero, relata que en sus pinturas y murales plasma los logros de la Revolución.

Advierte que en la actual Venezuela el papel de los cultores es de excepcional dimensión. “Es sumamente grande nuestra responsabilidad ante nuestros hermanos del mundo y principalmente porque tenemos que orientar nuestra creatividad a preservar el legado que nos dejó el pintor Comandante Eterno, Hugo Chávez”, reflexiona el creador que se cataloga como un artista ligado al surrealismo.

Dentro de su producción ha inmortalizado hechos históricos como la explosión del avión cubano en el año 1984 y cuando Fidel Castro visitó la Universidad Central de Venezuela. Tiene una trilogía vinculada a los hechos de abril de 2002: Luchar hasta vencer sobre el 11; El día en que sacrificaron la dama ciega, sobre el 12, y El día en que Venezuela derrotó al imperio, sobre el 13.

Es creador de murales en el Parque Naciones Unidas de El Paraíso y entre sus proyectos está pintar la siembra del Gigante.

Fuente: Hoy Venezuela