Mundo

28
Ago
2015

En la frontera entre Venezuela y Colombia, se vive total tranquilidad y el proceso de deportación de colombianos ilegales a su país natal ha terminado sin violar sus derechos humanos.

“No hay ninguna violación de los derechos humanos, no tenemos ningún herido, fallecido, nadie golpeado, torturado, humillado. Todo ha sido bajo el espíritu voluntario de los derechos humanos”, anunció el jueves el gobernador del estado de Táchira (oeste), José Gregorio Vielma Mora.

Asimismo, en declaraciones a la televisión estatal VTV, aseguró que continúan las acciones contra el contrabando y el crimen organizado en la zona limítrofe.

La crisis de la frontera entre Venezuela y Colombia ha comenzado cuando el presidente venezolano, Nicolás Maduro ordenó la noche del pasado 19 de agosto el cierre de la frontera con su vecino por 72 horas en Táchira, tras un ataque de desconocidos con saldo de tres militares y un civil herido.

Hispantv