Opinión

Autor: Beltrán Haddad

10:06 am
02
Nov
2015

Es necesario reclamar evitando ser quejumbroso, es decir, del que se queja con poco motivo o se queja por quejarse. Mejor es ser reclamante contra todo lo que es injusto. Se trata de ese reclamo que ahora se extiende y se consolida en las grandes ciudades europeas como una cultura que tiene la capacidad de interpelar con la dura crítica al poder en su abuso o desviación, a la empresa privada en sus ansias especulativas y a la sociedad misma cuando se hace indiferente a la solidaridad humana. Es necesario reclamar, reclamar por ejemplo en nuestro país, contra los dueños de los automercados que día a día suben de forma desproporcionada los precios de los alimentos que consumimos y contra las empresas y sus empresarios que hacen lo mismo con los servicios que nos prestan. Necesitamos ir desarrollando una cultura de la reclamación, no como medio para conspirar y tumbar gobiernos, sino para la realización de la justicia social total. Es el momento de construir una cultura de la reclamación en el campo de los derechos humanos o bien una cultura de la reclamación que brote de los consumidores y usuarios contra los especuladores y acaparadores de bienes y servicios. Quiero decir que debemos crear nuestros propios instrumentos de defensa frente a la cultura del abuso, ya sea del funcionario público o de ese particular, sea o no empresario, que nos causan con sus comportamientos abusivos una tensión, o ese algo maltratador de la convivencia que causa indignación.

Es necesario reclamar para enfrentar el burocratismo con sus largas tramitaciones a que nos someten los funcionarios mediocres. Debemos reclamar contra la desidia gubernamental, incluyendo la de la oposición, que permite que se formen cerros de basura por no recogerla a tiempo o que existan huecos en las vías de tránsito diario y la falta de mantenimiento oportuno en calles, avenidas, autopistas y carreteras del país. Debemos reclamar contra el abuso cotidiano de los motorizados que se permiten, con su culpa temeraria, poner en peligro permanente nuestras vidas y las de ellos. Debemos reclamar contra todo lo que perjudique o causa daño a los demás. En fin, es importante fomentar la cultura de la reclamación contra la cultura del abuso. Es necesario reclamar.

ultimasnoticias