Ciencia y Tecnología

26
Abr
2015

Hedwig Eva Maria Kiesler, más conocida como Hedy Lamarr, además de ser una brillante actriz de la época de oro de Hollywood y una mujer extraordinariamente atractiva, desmintió el mito de que las mujeres del arte no tienen nada que ver con la ciencia. Precisamente a ella le debemos los ’smartphones’ y conexión Wi-Fi, sin los cuales no podríamos imaginar la vida cotidiana.

La historia de Hedy Lamarr es la historia de una mujer que logró combinar cosas incompatibles en su vida: se convirtió en la primera actriz del cine mundial que protagonizó un desnudo y también es autora de un sistema que permitió controlar torpedos a distancia.

Antes de convertirse en una estrella de Hollywood, Lamarr participó en varias películas en su patria, Austria, donde provocó una gran polémica tras protagonizar un desnudo. Más tarde huyó de su marido y se dirigió a EE.UU. donde obtuvo fama mundial.

Mientras que la popularidad de Lamarr en Hollywood iba extendiéndose, el Ejército nazi incendiaba toda Europa. Judía de origen, Lamarr no podía mantenerse aparte. La actriz, que estudió ingeniería desde los 16 años, logró resolver el problema de la posible interferencia de los enemigos en las señales de control de misiles, creando un sistema de comunicaciones secreto.

El sistema se basó en la transmisión de los mensajes u órdenes de mando dividiéndolos en pequeñas partes, cada una de los cuales se transmitiría secuencialmente cambiando de frecuencia. A partir de ese principio se basan los sistemas de comunicación digital inalámbrica modernos como el ‘GSM’, los ’smartphones’, Wi-Fi, ‘Bluetooth’ y otros.

La historia de Hedy Lamarr es un ejemplo vivo de que una mujer hermosa puede ser al mismo tiempo muy inteligente y resolver problemas en las esferas más importantes.

RT
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios