Ciencia y Tecnología

10
Mar
2015


Dos generaciones de cosmonautas exaltaron en Rusia la figura de Yuri Gagarin como el primero que abrió la estela hacia el espacio y marcó una época en la historia de la cosmonáutica soviética y mundial.
Inspirados en una tradición de 42 años, representantes de la primera brigada con el dos veces Héroe de la Unión Soviética, Alexéi Leonov, junto a jóvenes ingenieros de vuelo, acudieron este 9 de marzo para rememorar a Gagarin, en su onomástico 81.
“Traigo todos los años en esta fecha a cosmonautas que han volado, a veteranos, y a quienes se preparan”, declaró Leonov a Prensa Latina, luego de depositar una ofrenda floral ante el monumento a Gagarin, en la plaza Roja, de la ciudad natal que lleva su nombre desde 1968.
Dijo Leonov que la celebración del natalicio del protagonista de aquel ascenso a las estrellas el 12 de abril de 1961 es una tradición y creemos que quien no visita esta ciudad entonces no volará al cosmos.
Nacido en la aldea Klushino, región de Smolensk, en 1934, en una familia de campesinos, el dueño de la inmortal frase “payejali” (Vamos), orbitó en torno al globo terráqueo durante una hora y 48 minutos, en la nave espacial Vostok.
Todo lo que tenía que hacer era hablar por radio, probar un poco de comida -fue el primero en comer a bordo de una nave espacial- con el objetivo de saber si un ser humano podía sentir y comportarse de manera normal estando sin gravedad.
“Veo la tierra. ¡Es tan hermosa!”, fueron las primeras palabras registradas por Gagarin en el módulo espacial, que significaron las primeras palabras pronunciadas por un ser humano fuera del planeta tierra.
“Fue el primer hombre en salir al espacio abierto (1965), y considero que fue un aporte a la cosmonáutica nacional y mundial”, rememoró Leonov sobre ese acontecimiento que cumplirá medio siglo el 18 de este mes.
Gagarin realizó la primera caminata espacial en la historia de la cosmonáutica, fuera de la nave Vosjod, durante 12 minutos y nueve segundos.
Ocurrió, subrayó, en los tiempos más difíciles de la Guerra Fría, y “nosotros, los cosmonautas destruimos esa cortina”.
Para Roman Romanenko, Héroe de Rusia (2010), el ejemplo fundamental de Gagarin es precisamente que fue el primero que nos inspiró, “nos arrastró a esta profesión”.
Con dos vuelos al espacio (2009 y 2012) y una caminata en la ingravidez (2013), Romanenko consideró que la Unión Soviética y Rusia hicieron una contribución decorosa a la cosmonáutica mundial, de conjunto con nuestros socios en la Estación Espacial Internacional, agregó.
“Gagarin fue un hombre excepcional, con cualidades humanas excepcionales, por ello fue el primero en llegar a donde no había llegado nadie y resume toda una época”, exaltó, a su vez, el cosmonauta soviético-ruso Anatoli Ivanishin, quien se preparó ocho años para el vuelo en 2011.
Dijo a esta agencia que desde entonces, más de 500 personas viajaron al espacio y la cosmonáutica es ya una profesión como otras. Pero Gagarin sigue siendo el primero, tiene el mérito de la conquista del cosmos y nos abrió el camino, enfatizó.
Como cada año, la ciudad Gagarin (Gzhatsk hasta 1968), unos 180 kilómetros al suroeste de Moscú, en la provincia de Smolensk, fue el centro de las actividades conmemorativas en homenaje al primer cosmonauta del mundo y héroe de la Unión Soviética.
Gagarin murió en un accidente el 27 de marzo de 1968 durante un vuelo de entrenamiento en un avión MIG-15. A este hombre leyenda el cine ruso consagró la película Gagarin: el primero al cosmos, que se estrenó en junio de 2013.
Hoy Venezuela

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios