Cultura

22
May
2010

Este 21 de mayo, se cumple un nuevo aniversario de la muerte de uno de los escritores venezolanos más conocidos del siglo XX Andrés Eloy Blanco.

Nacido en 1897, ya para 1918 Andrés Eloy habría recibido su primera distinción literaria por el poema pastoral “Canto a la Espiga y al Arado”, y publicó su primer obra dramática, El huerto de la epopeya. Además de escritor, Blanco estuvo vinculado a la militancia y la actividad política,permaneció cuatro años  por participar en manifestaciones contra la dictadura de Juan Vicente Gómez.

A la muerte de Juan Vicente Gómez, Blanco fue nombrado por el presidente Eleazar López Contreras jefe del Servicio de Gabinete en el Ministerio de Obras Públicas. Sin embargo, su postura fuertemente crítica frente a la represión de las manifestaciones del 14 de febrero de 1936 y su pertenencia a la Organización Revolucionaria Venezolana llevan a la decisión de apartarlo de la política local. Ese mismo año es nombrado Inspector de Consulados, cargo en el cual viaja a Cuba, Estados Unidos y Canadá; sin embargo, en 1937 su descontento lo lleva a presentar la renuncia y regresar a Caracas.

Participaría poco después en la fundación del Partido Democrático Nacional, logró ser electo como diputado al Congreso Nacional por esa organización. A lo largo de su actividad política sigue publicando profusamente. A comienzos de la años 1940 integra su partido en la recién fundada Acción Democrática, y trabaja para la candidatura de Rómulo Gallegos, quien se haría con la presidencia en 1947.

En 1936 fue electo presidente de la Asamblea Nacional Constituyente convocada para la reforma de la constitución, que instaura el sufragio universal, secreto y directo. En 1948 fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores por el presidente Gallegos. Tras su derrocamiento por Carlos Delgado Chalbaud, se exilia en México, donde se dedica a tiempo completo a la poesía.

En 1955 perdió la vida en un accidente de tránsito en México. El 6 de junio de ese año sus restos fueron trasladados a Caracas para su sepelio, realizado entre estrictas medidas de seguridad por parte de las fuerzas del régimen.

Les dejamos un par de poemas de Andrés Eloy Blanco:

CASIQUIARE

Ciudadano venezolano,

Casiquiare es la mano abierta del Orinoco

y el Orinoco es el alma de Venezuela,

que le da al que no pide el agua que le sobra

y al que venga a pedirle, el agua que le queda.

Casiquiare es el símbolo

de ese hombre de mi pueblo

que lo fue dando todo, y al quedarse sin nada

desembocó en la Muerte, grande como el Océano.

ANGOSTURA

En Angostura, el río

se hace delgado y profundo como un secreto,

tiene la intensidad de una idea

que le pone la arruga a la Piedra del Medio.

En Angostura, el agua

tiene la hondura de un concepto

y acaso aquí es el río la sombra de Bolívar,

metáfora del alma que no cabe en el cuerpo.

Ved cómo viene, río abajo

pensad algo en el río sin vallas y sin puertos,

ancho hasta el horizonte,

caluroso como el Desierto.

La barca es un instante en la vida del agua,

una hoja en un árbol, una nota en un trueno,

y en la barca venía la esperanza de América,

un sorbo de hombre apenas, una pluma en un vuelo,

la gota primeriza donde nace

el Orinoco del Ensueño.

Y llegó aquí, a Angostura, en una playa primitiva

atracó la canoa; vedle hundir en el suelo

el tacón fino, con el pinchazo

de la avispa que quiere conocer su avispero;

seguidle, subiendo la cuesta

hacia la ciudad; un revuelo

de campanas anuncia su llegada, las casas

se endomingaban de banderas y de letreros,

de Soledad arriban canoas con mujeres

como cestas con mangos y mereyes del tiempo.

Angostura gallea su jarifa prestancia

para gustarle al Héroe guapo que tenía los ojos negros.

Y cuando subió la escalera,

hacia la cumbre del Congreso,

y cuando volvió hacia la playa

con la República en el pecho,

¿qué fue, Orinoco, aquella luz

que te encrespó los músculos y te erizó los nervios

y sacudió tus hondas fibras

desde la planta de Maipures hasta el puño de Macareo?

¿No era la Patria acaso? ¿No era la Patria misma?

La patria secular que te nació en tu seno

y vivirá en los siglos, eterna como el Mundo,

porque si un día se nos muere te devolverás del Océano.

Fuente: Patria Grande
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios