Cultura

21
Nov
2010

Luis Britto García (Foto: Marcos Colina)

Es caricaturista, novelista, cuentista, filósofo, humorista, ensayista, docente, investigador, dramaturgo, historiador, explorador submarino, coleccionista, revolucionario, doctor en derecho, caraqueño, poeta y no tiene nada de loco.

Su libro América nuestra: integración y revolución, ha sido uno de los más vendidos en el pabellón de la Casa del Alba Cultural, durante la VI edición de la Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven), 2010, que se lleva a cabo en el parque Generalísimo Francisco de Miranda .

Quien mira a Luis Britto García caminando por las calles de Caracas no se imagina que dentro de ese cuerpo menudo, de pelo empolvado por los años y de una modestia que raya en la timidez, se esconde un ser de una extraordinaria capacidad imaginativa, con 65 obras publicadas y un número mayor que espera por imprentas, rodajes de filmación, salas de teatro y por los párrafos finales que debe dar el propio autor.

Sencillez, conocimiento, fluidez verbal y cortesía son virtudes apreciadas en este ser nacido en la Caracas de 1940, cuando el país comenzaba a despertarse del largo gobierno de Juan Vicente Gómez.

UN GENIO NACIDO DEL CÓMIC

Los niños, a mediados de los años 40 del siglo pasado, también tenían sueños y más claros, porque todavía no tenían televisores en sus hogares. Luis Britto encendió su chispa imaginativa al escuchar a su madre leerle los suplementos o cómic. “Eran fantásticos aquellos caricaturistas como Burne Hogart, realizador de Tarzán, quien tenía un amplio conocimiento sobre la anatomía humana y hacía dibujos fantásticos”, acotó.

Por eso quiso ser caricaturista, al mirar también los trabajos de Harold Foster en El Príncipe Valiente y los de Winsor McCay, quien, a su juicio, se anticipó en el tiempo y creó obras con mucha imaginación y visión futurista.

Ese interés por escuchar la lectura ajena y el deseo de su madre de que aprendiera a leer, lo llevaron a interesarse en las letras y en escribir lo generado por su imaginación.

Fueron los periódicos murales del Liceo Aplicación, donde cursó sus años de bachillerato, el comienzo de esta obra prolífica. Allí redactaba e ilustraba, pasando luego a trabajar “casi clandestinamente”, en periódicos de izquierda, como Clarín o La Pava Macha, donde tenía la responsabilidad de caricaturizar las editoriales.

EL ESCRITOR DE CUENTOS

Empezando los años setenta ganó el Premio Casa de Las Américas con su libro Rajatabla. Este grupo de relatos resultó un éxito enmudecido por los medios. “Apenas apareció una nota chiquitica por allá, en uno de estos diarios, porque era un premio otorgado por Cuba. Fue Aníbal Nazoa a quien se le ocurrió escribir una nota en su columna sobre el libro y el premio, y por eso la gente se pudo enterar”, señaló.

Rajatabla fue un éxito. Pedro Duno lo imprimió en tiempo récord en su imprenta de la Editorial Bárbara y tuvo gran aceptación de los lectores.

Esta obra presentaba innovaciones dentro de la literatura venezolana. El lenguaje era novedoso, así como los temas tratados. Pero no era su primera obra. Antes había escrito Los fugitivos, que sólo sirvió para que los editores le recomendaran dedicarse al ensayo.

Poco después terminó una novela que tituló Abrapalabra, la cual también fue premiada por la Casa de las Américas. Siguió en el año 2005 el premio Ezequiel Martínez Estrada, con su ensayo: La dictadura mediática en Venezuela.

EXPLORADOR SUBMARINO

Luis Britto García también se confiesa amante del mar. Le gusta el submarinismo, las aventuras de piratas, corsarios y el mundo debajo del océano.

Ese gusto por el agua salada lo llevó a investigar todas las incursiones de filibusteros y navegantes en naos, carabelas, bergantines, balandras, urcas y cuanta nave pasara por nuestras costas.

Piratas fue el nombre que le dio al fruto de esta investigación. Para ello recorrió el Caribe en veleros para aprender la terminología marina de esa época ancestral, hurgó en las profundidades de la isla Las Aves, donde se hundió parte de una flota francesa que venía en rescate de Aruba y Curazao y descubrió cañones, municiones y demás restos de ese naufragio que todavía espera en medio de la arena humedecida de las profundidades marinas.

Piratas narra la historia no contada de los castillos de Venezuela. La llegada de los holandeses en búsqueda de sal; la construcción del castillo de Araya; la incursión de Sir Walter Raleigh por las bocas del Orinoco; la guerra por el tabaco y la Primera Guerra Mundial que, a su juicio, se inició en 1492, cuando Colón pisó por primera vez estas tierras y se desató una disputa entre las naciones poderosas de Europa para mantener la hegemonía sobre los mares.

Pero no todo se ha quedado en cuentos, novelas, ensayos, caricaturas e investigaciones. También están los guiones para cine: los que se han filmado, los que se han transformado en obras de teatro y las que han quedado para leerse en espera de recursos.

Entre las filmaciones se encuentra Zamora, de Román Chalbaud. De las que se escribieron para cine y terminaron en teatro están Muñequita linda y la Opera salsa dámela con masa, cuya música fue compuesta por Cheo Reyes y escenificada por Xiomara Vasconcellos.

De las que todavía esperan está una sobre Cipriano Castro, que dio por llamarla Por la planta insolente, la cual espera algún día ver en las pantallas, dirigida por su amigo Román Chalbaud.

LA POLÍTICA CULTURAL

Pero no podía faltar el tema del proceso cultural por el que atraviesa el país. No responde. Sólo manifestó que había declinado a ejercer la dirección del máximo organismo cultural y por tanto se había fijado como política no hacer pronunciamientos ni juicios sobre la gestión cultural presente, “…pues podría parecer contradictorio que esté fijando pautas o criterios de apreciación sobre un proceso que no acepté coordinar”.

___________

Biografía Mínima

> Nace en Caracas el 9 de octubre de 1940, su madre, maturinesa, María García López de Britto, y su padre, Clemente Britto Fernández, caraqueño.

> Se graduó como abogado de la Universidad Central de Venezuela en 1962.

> Obtuvo un diploma de estudios avanzados sobre América Latina y un ecole des hautes etudes en Ciencias Sociales en París por el año de 1982.

> Entre sus obras literarias más conocidas se pueden encontrar: Los fugitivos y otros cuentos (1964), Rajatabla (1970), Venezuela tuya (1971), Así es la casa (1971), Abrapalabra (1979).

> Ha escrito numerosos ensayos, entre los que destaca El imperio contracultural: del rock a la posmodernidad (1991).

Fuente: Igor García / Ciudad CCS

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios