Cultura

18
May
2015

Arqueólogos de la Universidad sueca de Lund han descubierto vestigios de un antiguo templo faraónico ‘perdido’, que se remonta a 3.000 años atrás en el subsuelo de una localidad al norte de la provincia egipcia de Asuán.

El ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh al Damati, ha informado que se han hallado evidencias arqueológicas del ‘templo perdido de Kheny’, que data del Imperio Nuevo Faraónico, el cual existió entre los años 1539 y 1075 a. C., en canteras de una zona montañosa de la localidad de Gebel el Silsila, al norte de la provincia egipcia de Asuán, informa el portal Discovery News.

El hallazgo tuvo lugar durante las labores de excavación llevadas a cabo por expertos de la Universidad sueca de Lund.

Los especialistas lograron determinar la ubicación de las ruinas, las cuales tienen muros externos e internos, gracias a la ayuda de antiguos mapas. Éstos determinaron que hay evidencias en el suelo de la existencia de cinco columnas ubicadas en la zona oeste de la misma y establecieron que el templo poseía un cielo ‘estrellado’ de acuerdo con los fragmentos de piedra arenisca hallados.

El lugar del descubrimiento, ubicado en la ribera del río Nilo, entre los templos de Edfu y Kom Ombo, fue ampliamente utilizado como cantera de extracción de piedra arenisca para la construcción de templos desde la época del Imperio Nuevo de Egipto hasta la época romana. “Este hallazgo cambia la historia del lugar y establece firmemente a Gebel el Silsila no solo como una cantera, sino también como un lugar sagrado”, afirma la arqueóloga y jefa de la misión sueca Maria Nilsson.

Nilsson y su equipo han estado trabajando la zona desde el 2012, desenterrando objetos alusivos a los faraones Amenhotep III y Ramsés II, de las dinastías XVIII y XIX, respectivamente, así como fragmentos de piedra con escenas esculpidas.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios