Curiosidades

19
Feb
2015

Son tan hermosos, que si no existieran habría que inventarlos. Y es que, independientemente de que existan o hayan existido como especie equina o, por el contrario, vivan en un mundo de fantasía, su existencia está fuera de toda duda. Si no vagaron por la Tierra, sí lo hicieron, y siguen haciéndolo, como criaturas mágicas, que habitan en cuentos, leyendas y en nuestra imaginación.

Su origen se pierde en la noche de los tiempos, si bien sabemos que es un animal de leyenda que tuvo mucho protagonismo en cuentos populares del medioevo, al que se le atribuían propiedades mágicas y poderes de sanación consumiendo su cuerno molido, casi al estilo de lo que se hace hoy en día con los cuernos de los elefantes y de los rinocerontes.

¿Los exterminó la caza?

Aunque hay un consenso general sobre su no existencia, es decir, acerca de su existencia únicamente en el reino de los sueños, también existen teorías que afirman lo contrario. Entre otras, algunas se basan precisamente en esas creencias de la antigüedad que consideraban terapéutico el consumo de su cuerno. Según esta hipótesis, el ser humano habría borrado a los unicornios de la faz del planeta, sometiéndolos a una sistemática persecución que los habría condenado a la extinción.

En Corea del Norte, la agencia estatal de noticias Korean Central News anunció que unos arqueólogos descubrieron la guarida del unicornio, considerada la prueba de que Pyongyang era la capital del antiguo reino. Sin embargo, la noticia no se tomó en serio, pero da una idea de hasta dónde llega la locura en torno a este mágico animal.

O, esta vez con total credibilidad, investigadores eslovenos encontraron un unicornio real en la localidad de Celje, donada por un cazador que lo donó tras matarlo. Sin embargo, el animal resultó ser un ciervo común que, así lo concluyeron los científicos, tenía una deformidad que convirtió sus dos cuernos en uno sólo.

Fuente: BBC Mundo
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios