Deportes

21
May
2015

En la última jornada del campeonato iraní tres equipos llegaban con opciones al título. Dos de ellos figuraban en primera posición igualados a puntos. Los jugadores de uno de ellos, el Tractor Sazi, creyeron haber ganado el campeonato tras empatar su partido, convencidos de que su rival histórico, el Sepahan, había empatado. Todos se unieron a la fiesta. El técnico portugués Toni Oliveira fue abrazado y besado por los hinchas, que invadieron el campo exultantes por el logro obtenido.

Pero la información no era correcta. El Sepahan ganó su partido por 2-0, por lo que superó en la clasificación a los dos equipos y se proclarmó campeón de la Liga. Los hinchas, que habían invadido la cancha, denunciaron una “conspiración” contra ellos, por considerar que el Gobierno de Irán jamás permitiría que un equipo del norte del país como el Tractor Sazi pudiera coronarse campeón por encima de uno de la capital. De hecho varios hinchas iniciaron una campaña en Internet que han titulado “Tarjeta roja para Hassan Rouhani”, en rechazo al presidente del país, según informa la BBC.

RT

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios