Mundo

25
Ago
2011

Mustafa Abdel Yalil, asesino que tiene el respeto de Occidente

El jefe del Consejo Nacional de Transición (CNT), Mustafa Abdel Yalil, se ha situado, gracias a los sucesos en Libia, en el centro de la atención de la prensa occidental y de los políticos mundiales. Pero, ¿quién es el líder de la nueva revolución libia a cuyo nombre muchos vinculan el futuro de este país?

Nacido en 1952 en la ciudad de Al Bayda, en el noreste de Libia, Abdel Yalil comenzó su carrera como jurista y durante casi 30 años ejerció como juez en su ciudad natal y posteriormente en Trípoli. En 2007 fue designado ministro de Justicia de Libia en el Gobierno de Muammar Gaddafi, pero pronto comenzó a mostrar su desacuerdo con el mandatario.

En el año 2010 Abdel Yalil declaró públicamente que en la prisión de Abu Salim, en Trípoli, más de 300 presos estaban encarcelados sin razones legales. Luego reiteró estas denuncias varias veces, “ganándose el respecto en Occidente”.

Su conflicto con Gaddafi se agudizó en febrero de 2011, cuando las tropas del régimen presuntamente abrieron fuego contra una manifestación en Bengasi que por aquel entonces ya era el bastión de los adversarios y opositores del líder libio. Protestando contra estas acciones, Abdel Yalil renunció a su cargo, se unió a los rebeldes y participó en la creación del Consejo Nacional de Transición.

En los últimos meses Mustafa Abdel Yalil se convirtió en el principal representante de la oposición libia con el apoyo de Occidente. El 20 de abril hizo una visita a París, donde se reunió con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien declaró que reconoce al Consejo Nacional de Transición como el órgano legítimo del poder en Libia.

Fuentes militares y de inteligencia de Debkafiles informaron que Mustapha Abdul Jalil, ordenó el asesinato del General Abdel Fattah Younis, comandante de las fuerzas rebeldes libias, ya que lo quería fuera del camino antes de las negociaciones de paz.

La ejecución de Younis fue establecida por oficiales del CNT quienes primero lo secuestraron junto a los dos coroneles que siempre estuvieron a su lado. Luego que fueron removidos a 20 kilómetros al este de Benghazi, los tres hombres recibieron disparos en la cabeza. Los asesinos trajeron los cuerpos de regreso a Beghazi para probar que las órdenes del jefe del CNT habían sido llevadas a cabo además de recoger su pago.

No obstante, pese a los logros de los rebeldes en el frente libio con la ayuda de la OTAN y otras fuerzas extranjeras, muchos analistas y políticos temen que el futuro del país pueda ser muy inestable, ya que los grupos opositores no están unidos en torno a un solo líder y pueden enfrentarse entre ellos mismos. De este modo, tras la caída del gobierno de Gaddafi podría comenzar una nueva lucha interna por el poder, que incluso podría llevar a la desintegración del país.

Fuente: Patria Grande (con información de RT)
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios