Mundo

04
Ene
2016

Sin su mayor fuente de ingresos y de divisas extranjeras el Estado Islámico lo tendrá muy difícil para mantener los servicios y funciones ‘estatales’ básicos dentro del ‘califato’ yihadista en Irak y Siria.

Con base en los relatos de una docena de personas que han vivido y trabajado en territorio controlado por los terroristas, la web ‘Iraq Oil Report’ ha publicado un extenso informe que describe cómo lo que en su día fue una floreciente economía de exportación de petróleo actualmente se está desvaneciendo.

El Estado Islámico ocupó vastos territorios en Siria e Irak, incluido Mosul, haciéndose además con el control de varios yacimientos de petróleo. En esta industria, el grupo terrorista ha llegado a tener empleadas a más de 1.600 personas, la mayoría de ellas reclutadas por todo el planeta.

La actual caída de los precios del crudo y las últimas ofensivas de Rusia contra la logística petrolífera del Estado Islámico pueden provocar un duro revés a la hora de mantener el control de su territorio.

“El grupo ya no puede generar combustible suficiente como para cumplir tranquilamente con la demanda dentro de su propio territorio, como se evidencia por los altos y volátiles precios”, señala el informe, que añade: “No tienen prácticamente nada que exportar y, por tanto, nada en lo que beneficiarse”.

Estados Unidos “tardó” en comprender el valor estratégico de la infraestructura petrolífera del Estado Islámico (plataformas de extracción, refinerías y vehículos cisterna) ya que fueron considerados como “objetivos de menos importancia que otros objetivos militares”.

RT

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios