Mundo

10
Sep
2015

Un año después del discurso en el que el presidente de EE.UU., Barack Obama, anunciaba su plan para combatir al grupo terrorista Estado Islámico, salta a la vista que su estrategia no ha surtido el efecto deseado. Doctor en estudios árabes e islámicos, Luciano Zaccara duda que sea posible derrotar al grupo terrorista a corto plazo y explica por qué la ofensiva de EE.UU. contra los yihadistas “no ha sido exitosa”.

El Estado Islámico es hoy por hoy el primer grupo terrorista que ha sido capaz de formar un régimen con independencia financiera, así como el primero en proporcionar servicios públicos a la población civil en su territorio.

La organización “se ha consolidado en sus posiciones tanto en Siria como en Irak y no se ve a corto plazo que militarmente pueda haber una solución al respecto”, constató Luciano Zaccara, doctor en estudios árabes e islámicos.

Según reiteró Obama en una intervención del pasado mes de julio, EE.UU. deberá derrotar al Estado Islámico “aprovechando todos los elementos del poder estadounidense: los militares, la inteligencia, el desarrollo diplomático, económico y, quizás lo más importante, el poder de nuestros valores”.

Sin embargo, la ambigua estrategia de Obama está fracasando en casi todos los frentes. La capacidad de la organización terrorista para reclutar ha crecido, especialmente en EE.UU., mantienen un ingreso estable por las exportaciones ilegales de petróleo, y el plan de 500 millones de dólares de Washington para entrenar a combatientes sirios cuenta con un total de 60 alumnos, según datos de ‘The Saily Signal’.

Hasta el momento, la única faceta efectiva de la estrategia ha sido el bombardeo de las posiciones enemigas efectuado por la Fuerza Aérea, pero eso no basta.

La ofensiva militar de la coalición internacional liderada por EE.UU. y lanzada el año pasado “no ha sido exitosa”, opina Zaccara. El experto afirma que aunque hubo compromiso entre una serie de países para combatir contra el Estado Islámico, “EE.UU. se encuentra entre la espada y la pared” porque “cualquier actividad que ejecute en contra del Ejército del Estado Islámico terminaría favoreciendo a Al Assad. Es algo que EE.UU. no quiere hacer, es algo que los aliados regionales, principalmente los Estados de Golfo, no quieren hacer”, expresó.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en el Reino Unido, el Estado Islámico se hizo el pasado domingo con el control del yacimiento petrolífero de Yezl, el último que controlaba el Gobierno sirio, tras intensos enfrentamientos con las fuerzas leales a Bashar al Assad en la provincia de Homs.

Algunos analistas afirman que el año pasado el grupo yihadista obtuvo hasta 3 millones de dólares al día por sus ventas de petróleo en el mercado negro.

RT

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios