Mundo

25
Mar
2015

Cada vez más aliados de EE.UU. ven en las acciones exteriores de Washington rasgos del “imperialismo” y empiezan a entender que se ha convertido en un “enemigo global”, opina el historiador y periodista estadounidense Eric Zuesse.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, puede quedar aislado en la arena internacional aún más que en su país, ya que hasta sus aliados más cercanos empiezan a entender que Washington se ha convertido en un “enemigo global”, considera el historiador y periodista Eric Zuesse en su nuevo artículo para el portal Global Research. Según el experto, entre las acciones de la administración Obama se ven cada vez más los rasgos del “imperialismo”.

Un ejemplo claro es la situación en Ucrania y su “gobierno racista, fascista, ideológicamente nazi y antirruso que fue impuesto por Obama y Victoria Nuland [la Secretaria adjunta de EE.UU. para Asuntos Europeos]“, escribe Zuesse, y recuerda que durante la votación en la ONU para condenar el fascismo, en especial la política de la Alemania nazi, hubo sólo tres países que votaron en contra: EE.UU., Ucrania y Canadá.

Sin embargo, muchas personas influyentes de Europa no aceptan el nazismo como “evidentemente lo hace Obama”, asegura el periodista. El primero ha sido el presidente de Hungría, Victor Orban, quien expresó su indignación por EE.UU. que “trata a su país como si fuera el vasallo de Washington”. En enero de este año lo apoyó el presidente checo Milos Zeman al calificar al Maidán como un “golpe del Estado”. Al mismo tiempo, el 13 de marzo tan solo 11 de 28 países de la Unión Europea votaron a favor del suministro de armas a Ucrania.

Por otra parte, los principales aliados de Washington – Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Singapur, Francia, Alemania e Italia – ignoraron las “súplicas” de Washington y se unieron al nuevo Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura fundado por China, la institución financiera que pretende ser una alternativa para el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

“La administración de Obama estaba torciendo brazos por todo el mundo para tratar de impedir que los países firmen el acuerdo con el nuevo banco mundial chino pero encontró un rechazo en todas las naciones, entre cuales se encuentran los aliados tradicionales de EE.UU.”, escribe Zuesse. “Cada vez más países dicen: Adiós, tío Sam. Ya no eres como durante la Segunda Guerra Mundial, al contrario, te has convertido en un enemigo global y llegaste a ser fascista”.

Fuente: RT
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios