Mundo

18
Nov
2015

Las millonarias sumas de dinero inyectadas por la monarquía de Arabia Saudí en la captación, adoctrinamiento y puesta en marcha de grupos yihadistas en Europa estarían por detrás de la oleada de atentados perpetrados en París (2015), Londres (2005) y Madrid (2004) en la última década, apuntó el escritor, Daniel Estulin.

“La Casa de los Saud ha proporcionado apoyo económico, político, religioso y mediático al terrorismo islámico a instancias de Gran Bretaña, así como de Estados Unidos e Israel. En 20 años los saudíes han gastado 87.000 millones de dólares en promover el terrorismo. En comparación, el Partido Comunista de la URSS y su Komintern gastaron poco más de 7.000 millones de dólares para difundir su ideología en todo el mundo entre 1921 y 1991”, explicó Estulin a Sputnik Nóvosti.

En su opinión, el continuo flujo de dinero saudí “permitió el surgimiento de miles de mezquitas wahabíes, madrasas y otras instituciones religiosas en Europa Occidental”, donde los procesos migratorios y las tasas de desempleo crónicamente elevadas han dado lugar a “grandes grupos de jóvenes musulmanes alienados y ociosos que se han convertido en la mano de obra perfecta para los nuevos grupos yihadistas”, lo que vendría avalado por la sospecha de que los autores de los atentados en París eran franceses.

“No hay que perder de vista que los autores de los atentados del metro de Londres en 2005 eran nativos británicos de origen pakistaní, reclutados “in situ” y entrenados en el uso de explosivos durante sus visitas a Pakistán. El holandés de origen marroquí que asesinó al cineasta holandés Theodor van Gogh en 2004 (por producir una película crítica con el islam) fue asimismo fruto del adoctrinamiento wahabí”, insistió.

Para Estulin, “el reino de Arabia Saudí es la mayor fuente de financiación del terrorismo yihadista global, incluso de los atentados del 11 de septiembre contra Estados Unidos” y citó el informe de la Comisión sobre el 11-S que detallaba como, en marzo de 2002, “el FBI y las autoridades bosnias practicaron registros en las oficinas en Sarajevo de la Fundación Internacional de Benevolencia (BIF, por sus siglas en inglés), una organización benéfica saudí que se sabía que canalizaba dinero hacia Al Qaeda”.

“En el registro, los investigadores encontraron un disco duro con documentación del sistema de financiación de Al Qaeda, al que se llamó “Cadena de Oro”. Entre los veinte patrocinadores principales de Al Qaeda identificados se encontraba Sulaimán bin Abdulaziz al Rajhi presidente del Banco Al Rajhi, el mayor banco privado de Arabia Saudí, con 59.000 millones de dólares en activos y más de 500 sucursales, y uno de los principales financiadores de Al Qaeda, según una serie de informes de la CIA y del Tesoro de Estados Unidos”, concluyó.

Por último el escritor, nominado al premio Nobel de la Paz 2015 y al Pulitzer de 2014 por su anterior bestseller “The Coming Age Of Human Deconstruction”, recordó que la pasividad de los Estados Unidos ante tales evidencias sería la prueba palpable de la colaboración del Gobierno de Barack Obama con el actual rey Salmán de Arabia Saudita, el cual aprovecha la interesada “vista gorda” de los servicios de inteligencia norteamericanos para “difundir una religión secular e intolerante por todo el mundo, y financiar la escalada de violencia global en el nombre de Dios”.

sputnik

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios