Mundo

30
Ene
2011

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, no incitó a Bradley Manning, acusado por Estados Unidos de ser su principal fuente, ni a otros a proporcionarle cables diplomáticos, según aseguró en una entrevista que emite hoy la cadena CBS.

“No, nunca”, respondió Assange al presentador del programa “60 minutes”, Steve Kroft, cuando le preguntó si había incitado a alguien a filtrarle los cientos de miles de documentos secretos del Departamento de Estado de Estados Unidos que cinco diarios internacionales comenzaron a publicar en noviembre.

La idea de que Assange animó a sus fuentes a enviarle documentos clasificados es el argumento principal del equipo del Gobierno estadounidense que estudia la posibilidad de presentar cargos criminales contra él.

El australiano aseguró en la entrevista que, aunque Estados Unidos ha hecho repetidos ataques a la página web de WikiLeaks, el país “no tiene la tecnología necesaria para acabar con el portal”.

“Por la forma en que está construida nuestra tecnología, en que está construido Internet, es muy difícil evitar que las cosas reaparezcan“, indicó.

“Hemos tenido ataques en algunos dominios web particulares, pequeñas piezas de infraestructura desaparecidas. Pero ahora tenemos alrededor de 2.000 páginas independientes en todos los sentidos, en todas partes del mundo. No es posible acabar con eso”, añadió.

WikiLeaks planea ahora difundir detalles de las cuentas bancarias de 2.000 personalidades ricas y famosas sospechosas de evasión fiscal, información que le entregó este mes el banquero suizo Rudolf Elmer.

“No voy a hacer ningún comentario en relación a esa próxima publicación”, contestó el fundador de WikiLeaks a una pregunta del entrevistador, para añadir que Bank of America iba a estar “sufriendo” por la incertidumbre hasta que se divulgaran los documentos.

Creo que es genial, eso de tener a todos esos bancos retorciéndose pensando que son ellos“, rió Assange.

El fundador de WikiLeaks aseguró que es consciente de que está ganando “poderosos enemigos” y que, en el proceso de publicación de los documentos del Departamento de Estado, “tenía claro que habría consecuencias”.

De momento, esas consecuencias sólo se han formulado contra Bradley Manning, un soldado estadounidense acusado de ser fuente de Assange y recluido en una prisión en Virginia, mientras espera el veredicto que podría condenarle a 52 años de prisión. Es sometido continuamente a tratos crueles,

Fuente: Agencias
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios