Mundo

19
Feb
2016

Ottawa asevera que se involucrará “de alguna manera” en impedir el avance de Daesh en Libia, ya que lo considera una amenaza, no solo para Europa y África, sino también para sus propios intereses.

“No sé si intervendremos o no militarmente (en Libia), pero no cabe duda de que nos involucraremos de alguna manera, porque Libia se encuentra en la intersección de algunas cosas muy importantes y peligrosas que están sucediendo en el mundo”, ha afirmado este viernes el general Jonathan Vance, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Canadá.

Para el jefe de la Defensa canadiense, “la comunidad internacional está muy interesada en Libia”, con lo que alude a la posible intervención de EE. UU. y sus aliados occidentales en el país norafricano con el pretexto de combatir al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

El secretario de prensa del Pentágono, Peter Cook, dijo a fines de enero que Estados Unidos estaba considerando posibles “opciones militares” contra la creciente presencia de Daesh en Libia, una idea apoyada por algunos aliados, aunque rechazada por el enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Libia, Martin Kobler.

El enviado especial de la ONU en Libia, Martin Kobler.

Y Vance alerta ahora de que la situación en el país africano está afectando a Europa y África. “Está afectando incluso nuestras fuerzas desplegadas en la MFO (Fuerza Multinacional de Paz Y Observadores, por sus siglas en inglés) en el Sinaí (noreste de Egipto). Entonces tenemos que mantener los ojos bien abiertos”.

El jefe del Ejército de Canadá expresa su hartazgo de debates sobre la eventual efectividad de la nueva iniciativa canadiense para luchar contra la banda takfirí EIIL, y afirma que desplegar más tropas terrestres y cooperar con las fuerzas de seguridad iraquíes no significa que canadienses vayan a enfrentarse a mayores riesgos.

El miércoles, el oficial de Asuntos Públicos de las Fuerzas Armadas de Canadá, Kirk Sullivan, anunció el fin de la cooperación de los aviones de combate del Ejército de Canadá con la llamada coalición anti-EIIL, liderada por EE. UU., que supuestamente lucha contra EIIL en Irak y Siria.

Libia ha sido escenario de violencia e incertidumbre política desde que el exdictador Muamar Gadafi fuera depuesto en un levantamiento popular en 2011. Más de 1700 grupos armados, entre ellos la banda extremista EIIL, luchan en el país árabe con el fin de controlar más territorios y consolidar su poder local.

El domingo pasado y después de semanas de confusión, las facciones que se disputan el poder en Libia anunciaron un acuerdo para formar un Gobierno de unidad. Sin embargo, el Parlamento de Libia reconocido por la comunidad internacional aplazó el lunes la votación para aprobar el nuevo Gabinete.

Hispantv

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios