Mundo

28
Ene
2015

La propuesta de la presidenta Cristina Fernández de disolver el actual servicio de inteligencia, conocido popularmente como SIDE, cuenta hoy con gran apoyo de diversos sectores, desde el académico y el político, hasta el social y sindical.

En su reemplazo propuso crear la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) bajo nuevos cánones que transparenten su labor, respondan a la democracia y con funciones que garanticen la protección de la Nación y el Estado.

Es una deuda que teníamos con la democracia, puntualizó la presidenta.

El premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, habitual crítico de la mandataria y sus políticas, celebró en esta ocasión la decisión de la dignataria.

Consideró muy positivo que luego de desplazar a la vieja jefatura de la exSIDE, le quite ahora el poder de las escuchas y subordine los servicios de Inteligencia al poder democrático y cree mejores mecanismos de control para que estén al servicio de la Nación.

Pérez Esquivel reclamó también que el proyecto del Poder Ejecutivo sea efectivo para que el nuevo organismo esté concertado con todas las fuerzas democráticas y populares para una profunda reforma de las políticas de inteligencia.

Cristina Fernández anunció su decisión el lunes luego de que no pocas voces vincularon a oficiales apartados de sus puestos el pasado diciembre a la reciente denuncia hecha en su contra y el Ejecutivo por el fallecido fiscal Alberto Nisman.

En su discurso a la Nación, lamentó que entre los que boicotearon el Memorando de Entendimiento con Irán concebido para esclarecer el atentado en 1994 contra la asociación judía AMIA hubo personas que trabajaban directamente desde dentro del Gobierno.

La Presidenta presentó un anteproyecto para disolver la actual Secretaría de Inteligencia (SI) y establecer en su lugar la AFI que tendrá entre sus objetivos combatir los peligros contra el país como el terrorismo, el narcotráfico, la trata de personas y los delitos económicos y cibernéticos.

Cerrar la SI que en realidad era un No ha sido un acto de valentía increíble, opinó Sergio Burstein, titular de la organización judía 18J de Sobrevivientes, Familiares y Amigos de las Víctimas de la AMIA.

La Central de Trabajadores de Argentina, que agrupa a numerosos gremios, hizo público en un comunicado su “rotundo respaldo” y llamó al compromiso de los sindicatos y el pueblo en general para que esta iniciativa sea enriquecida.

Exhortó también a los organismos de derechos humanos a dar sus aportes, al tiempo que convocó a las “organizaciones libres de la ciudadanía” a defenderla con movilizaciones.

Rodolfo Moreau, dirigente de la opositora Unión Cívica Radical, aplaudió sin embargo la decisión por estar destinada a “desarticular un entramado mafioso que se fue gestando en Argentina” y enfatizó que “las mafias no pueden condicionar la democracia”, remarcó.

Prensa Latina

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios