Mundo | Política

23
Sep
2014

¿Dónde radica la virtud de la posición de la Isla, de cara al más reciente flagelo a la salud de la Humanidad?

Cuba convoca a los gobiernos y ministros de salud pública de todos los países a sumarse a la lucha contra el Ébola, es una noticia que circula hace 72 horas en la red de redes a partir de la Conferencia de prensa de Margaret Chan, Directora General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y Roberto Morales Ojeda, Ministro de Salud Pública de Cuba, sobre la colaboración cubana en la lucha contra esa enfermedad emergente. Ello se dio a conocer en Ginebra, Suiza, el 12 de Septiembre último.

En rigor, no se trata de una exclusividad de la Mayor de las Antillas, si tengo en cuenta que Noticias | teleSUR al cierre del mes pasado daba cuenta que la Unión Europea (UE) decidió destinar dos millones de euros para luchar contra el Ébola en África, lo que se suma a los 3,9 millones de euros que ya destinó el bloque entre Abril y Junio. Es decir, estamos hablando de una raquítica suma que no llega a los seis millones. No obstante, por estos días se dice que Bruselas asignará 140 millones de euros para combatir la enfermedad en el Continente Negro —5 millones por cada uno de los 28 integrantes de esa Unión. ¿Qué le parece a usted?

Simultáneamente, se hizo público el aportede Bill Gates consistente en50millones de dólares para combatir el virus que ya ha dejado alrededor de tres mil muertos en África occidental, una contribución que ha sido puesta a disposición de agencias de Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales “para permitirles comprar el material que necesitan urgentemente y acelerar las operaciones de emergencia en los países afectados”. Y si bien el monto en cuestión es modestísimo teniendo en cuenta la suma que reúne el donante, no deja de ser un gesto caritativo.

Entonces, hallo pertinente preguntar: ¿Dónde radica la virtud de la actitud de Cuba de cara al más reciente flagelo a la salud de la Humanidad?

Debo recordar que el Doctor Roberto Morales, manifestó en Ginebra que el objetivo de su presencia allí había sido reunirse con la Directora General de la OMS, la Doctora Chan, para dar respuesta, en nombre del Gobierno de Cuba, a la solicitud de ayuda realizada por ella y por el Se­cretario General de la Organización de Na­ciones Unidas, señor Ban Ki-moon, al Pre­sidente de Cuba, Raúl Castro Ruz, como parte del esfuerzo mundial que hay que realizar para combatir la epidemia de Ébola en África occidental.

Morales también expresó que desde el primer momento, Cuba decidió mantener sus brigadas que hoy prestan sus servicios en África, y de manera particular aquellas que se encuentran en Sierra Leona y en Guinea Conakry, un aspecto que se realizó previa consulta y de manera voluntaria por cada uno de los que han formado parte de estas brigadas; al tiempo que en nombre de La Habana convocó a los gobiernos y ministros de salud de todos los países a sumarse a la lucha contra este azote.

Igualmente, dijo que vamos a cooperar con una brigada de 165 colaboradores, constituida por 62 médicos y 103 enfermeros, los que poseen como promedio más de 15 años de experiencia laboral; que todos han participado anteriormente en situaciones de desastres naturales y epidemiológicos, así como en misiones de colaboración médica, y el 23 por ciento tiene más de una misión internacionalista; y que en coordinación con la OMS, decidimos que esta colaboración se realice inicialmente en Sierra Leona.

Además, Morales destacó que esta respuesta de Cuba tiene como antecedente que la Revolución no esperó el desarrollo de sus servicios de salud para comenzar a brindar su ayuda a otros pueblos; mientras que hemos adoptado medidas en nuestro país como parte del Control Sa­nitario Internacional sobre la entrada y salida de viajeros, así como el fortalecimiento del Sistema de Vigilancia Higiénico-Epi­de­miológico Nacional.

Para dar una idea del impacto del quehacer cubano en este orden de pensamiento, basta decir que hemos colaborado en la formación de profesionales de las ciencias médicas para 121 países de Asia, África y América; que hemos graduado hasta la fecha 38 mil 940 médicos, de los cuales 24 mil 486 pertenecen a las 10 promociones de la Escuela La­ti­noamericana de Medicina, inaugurada por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en Noviembre de 1999, como parte de la sostenibilidad del Programa Integral de Salud; y que actualmente colaboramos con profesores en la formación de recursos humanos de las ciencias médicas en 10 países, con una matrícula de 29 mil 580 estudiantes.

Otros datos revelan que Cuba está presente hoy en 66 países con 50 731 cooperantes, de los cuales el 64,6 por ciento son mujeres y 25 412 médicos; que como resultado de todos estos años de solidaridad y cooperación, se han cumplido 595 482 misiones en 158 países, con la participación de 325 710 trabajadores de la salud, muchos de ellos con dos, tres y más misiones; y que durante estos años de cooperación se han realizado más de 1 207 millones de consultas médicas, más de 2 280 000 partos, 8 millones de intervenciones quirúrgicas y más de 12 millones de niños y embarazadas han sido inmunizados.

Es decir, nuestra participación en el enfrentamiento al Ébola en África occidental no es un hecho aislado, sino que forma parte de la ayuda y solidaridad que hemos brindado en estos 55 años de Revolución en sectores como la educación, el deporte, la cultura, las ciencias y de manera particular en el sector de la salud, bajo el principio de no dar lo que nos sobra, sino de compartir lo que tenemos. He aquí el elemento decisivo.

Quizás lo más importante e interesante de cuanto he señalado radica en que todo lo que hacemos tiene por presupuesto tanto rendir tributo eterno a la ayuda de otros pueblos hacia el nuestro simbolizada en el dominicano Máximo Gómez y el argentino Ernesto Che Guevara en los siglos XIX y XX, respectivamente, como el hecho indiscutible de asumir tal posición sin estar transitando por avenidas anchas —verbigracias, el Odio Made in USA.

Por tanto, carece de extremo el considerar que Cuba es motor de la solidaridad internacionalista; que, cual manera de saldar nuestra deuda con la humanidad, tratamos de concretar en nuestro día a día que “Quien no sea capaz de luchar por otros, tampoco lo será de luchar por sí mismo”; que, en correspondencia; ante el Ébola exhibimos un divorcio total de la migaja; y que, consecuentemente, he aquí dónde radica la virtud de nuestra actitud.

Con información de Kaos en la red
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios