Mundo

13
Ene
2015

El Ministerio de Justicia de Ecuador calificó al 2014 como un año de “vital importancia” para el sistema penitenciario del país, debido a las mejoras que se han logrado en las condiciones de vida de las Personas Privadas de Libertad (PPL) en temas relacionados a salud, educación y los espacios en los que cumplían sus condenas.

La titular de esa cartera de Estado, Ledy Zúñiga, dijo a Andes que el gobierno ha implementado políticas relacionadas a “seguridad ciudadana” y “tratamiento penitenciario” para lograr cambios en los Centros de Rehabilitación Social (CRS).

Uno de los principales problemas a los que se enfrentaban los CRS en Ecuador estaba relacionado con el hacinamiento. Hasta 2012, según datos de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (Cedhu), la capacidad de internos que debían albergar las 35 cárceles de Ecuador era de 10 mil individuos. Sin embargo, en ese mismo año, el Ministerio de Justicia indicó que los PPL sumaban 16.000 en los centros penitenciarios.

Con esas cifras el gobierno reestableció las políticas penitenciarias y ordenó la construcción de tres nuevos CRS, uno en la localidad de Saquisilí (en la región Sierra de Ecuador) otro en la provincia de Guayas y un último en el cantón Turi, ubicado en la Provincia del Azuay.

El CRS de Guayas empezó a funcionar en 2013 y puede albergar un total de 4.502 internos. Para 2014 se habilitaron los centros de Cotopaxi (sierra central) y Azuay (austro), con capacidad de albergar a 4.832 y 2.740 personas respectivamente.

Según la ministra Zúñiga, las nuevas infraestructuras “han permitido que los internos habiten lugares adecuados y dignos con el establecimiento del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria”.

Datos proporcionados por el Ministerio de Justicia indican que en el último año la sobrepoblación en los centros de rehabilitación pasó del 58% al 0,24%. Según Zúñiga, el nuevo modelo de gestión penitenciario que se aplica en Ecuador ha “dejado atrás las antiguas prácticas”.

Hasta el 21 de diciembre de 2014 las nuevas construcciones de rehabilitación concentran alrededor de 12.586 internos, lo cual representa alrededor del 53% del total de personas privadas de libertad.

La titular de esa cartera de Estado indicó que “en años anteriores, las condiciones de hacinamiento llegaron al 250%”, lo que hacía imposible que en el Ecuador las personas privadas de libertad entraran en un proceso de rehabilitación social.

Para la Ministra, la puesta en marcha del nuevo Código Orgánico Integral Penal (Coip), que cuenta con un capítulo dirigido a la rehabilitación social, ha permitido evidenciar los avances. “Años atrás no podíamos ni siquiera imaginarnos en mejorar las condiciones de vida de las PPL, no existía la infraestructura adecuada, incluso nos atreveríamos a decir ni la voluntad política para hacerlo”, manifestó a Andes en una entrevista vía correo electrónico.

Nuevo modelo penitenciario

Para mejorar el sistema penitenciario en 2014 el gobierno destinó un presupuesto de 244´306.956 dólares que se distribuyó en infraestructura (214´533.748,27 dólares), alimentación (27’505.321,76 dólares) y vestimenta (22’ 678.86,06 dólares).

“Desde la implementación de los nuevos centros de rehabilitación el trato para los internos es igual, sin discriminación y se ha dejado atrás los privilegios para pocos”, dijo Zúñiga.

Además, las PPL tienen acceso a talleres de capacitación profesional que “permitirán su reinserción en el campo laboral” y quienes no han podido culminar sus estudios también pueden hacerlo en los CRS.

Desde 2013, ya existe un incremento del 15% de personas detenidas que acceden a educación. En el último año el Ministerio de Justicia inició un proyecto piloto en conjunto con la Secretaría Nacional de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senecyt) para que los reos puedan obtener educación superior en los centros penitenciarios.

Ciudadanos conocen funcionamiento de antiguo sistema penitenciario

Por medio de un documental y una exposición fotográfica las autoridades del Ministerio de Justicia dieron a conocer las condiciones en las que “sobrevivían las PPL”.

La cinta “El panóptico ciego”, una producción audiovisual del ecuatoriano Mateo Herrera, se presentó en las salas del cine Ocho y Medio y dejó entrever la historia del Expenal García Moreno, ubicado en el barrio San Roque, en el centro de Quito, capital del Ecuador.

Luego de que los internos fueron trasladados al CRS de Cotopaxi, un equipo de producción ingresó al excentro penitenciario para documentar los vestigios dejados por sus habitantes después de 139 años de permanecer en funcionamiento.

Para la ministra Zúñiga, la presentación del documental significó “un inicio de la transformación del sistema penitenciario y de un verdadero proceso de rehabilitación social para las personas privadas de libertad”.

Las puertas de la exprisión conocida como “el Panóptico de Quito” también se abrieron a la ciudadanía que, por medio de la muestra fotográfica “Espacios Vacíos” pudo conocer el modo de vida de las PPL y observar algunos de los objetos que quedaron luego del desalojo.

Conexiones eléctricas flotando en el aire, baldosas sucias, ropa, libros, recortes de mujeres desnudas pegados en la pared y figuras religiosas, son algunos de los objetos más recurrentes que perduran en las celdas y que reflejan las instantáneas que permanecerán expuestas hasta el 28 de enero.

Fuente: La Radio del Sur
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios