Mundo

16
Feb
2016

Los analistas estadounidenses perciben este avance militar chino como algo que “podría afectar al equilibrio estratégico naval”.

Un artículo de una revista militar china dedicado a la posible respuesta militar china, que incluye la frase “algunas grandes potencias han cercado y contenido a nuestro país…”, ha atraído la atención de los medios estadounidenses, según China Military Science.

An Peng, un capitán de navío chino, esboza una estrategia para utilizar ‘ventajas asimétricas’ e indica que “el que se apodere de la ventaja aérea tendrá un mayor iniciativa estratégica en la lucha naval militar”; es decir, una lucha en la cual los Estados Unidos, poseedores de numerosos portaaviones con una enorme flota de aviones embarcados a bordo, normalmente se han sentido muy seguros.

Lo más preocupante para los expertos militares norteamericanos es que el concepto chino de ‘batalla aire-mar’ se centra, en particular, en una serie de nuevos misiles (por ejemplo, el YJ-12) y aviones de ataque a tierra (por ejemplo, el J-16) que ya forman parte de su arsenal.

Sin embargo, lo que más “podría afectar el equilibrio estratégico naval” son, según un comentario de la revista estadounidense ‘The National Interest’, dos aviones adicionales que podrían unirse a las fuerzas aéreas de China en algún momento después de 2020: unos cazabombarderos de despegue vertical y aterrizaje del mismo tipo o de corto recorrido (V/STOL) J-18, así como un transporte de rotor basculante, teóricamente identificado como ‘Blue Whale’ (Ballena blanca, en inglés).

Según este artículo, China tiene un programa de cazabombarderos embarcados de tercera-cuarta generación, además de los cazas furtivos J-20 y J-31.

Por su parte, a mediados de 2015 la prensa militar china informó sobre un “proyecto de despegue corto” en el que se asociaron dos grandes entidades de la industria aeronáutica china.

Según otro informe de China Defense News, el cazabombardero J-18 no se menciona por su nombre, pero aparece en este diario oficial militar bajo el título “¿Cómo va a desarrollar China una aeronave de combate de despegue corto?”.

El autor del artículo en ‘The National Interest’, Lyle J. Goldstein, profesor asociado en la Escuela de Guerra Naval de Newport (Rhode Island, EE.UU.), indica que esa información contiene “algunas afirmaciones interesantes”, como que en 1994 China adquirió el prototipo ruso de caza de despegue vertical Yak-141 para estudiar su funcionamiento.

Además, Goldstein detalla que el autor del artículo chino promociona las cualidades de los aviones rusos y sugiere que Pekín ha propuesto “varias veces” a Moscú desarrollar y producir este avión de manera conjunta.

RT

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios