Mundo

15
Jun
2016

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, se convirtió en una amenaza para EE.UU. desde que decidió ayudar económicamente al expresidente venezolano, Hugo Chávez, entre otras razones.

El sitio Web de la cadena venezolana Telesur, en su edición del martes hace referencia a los documentos filtrados por el periodista y fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien desde hace casi tres años se encuentra exiliado en la embajada de Ecuador en Londres (capital del Reino Unido).

Explica que Correa, cuando era el ministro de Economía en el 2005, quiso ayudar con 500 millones de dólares al presidente fallecido Chávez para que compensara la deuda que tenía Venezuela con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

Los cables diplomáticos entre la embajada de EE.UU. en Caracas, capital venezolana, y Washington, filtrados por Wikileaks, admitían la falta de la popularidad del país norteamericano en la región. La embajadora estadounidense Kristie Kenney, informó a Washington que trabajaría en “silencio con las fuerzas anti-Chávez para minimizar el efecto de Correa, hasta que (el vicepresidente Alfredo) Palacio decida” removerlo del cargo.

Kenney, explicó en un mensaje a Washington sobres sus duros esfuerzos y contactos que mantuvo con los líderes sociales, militares y civiles del país andino para poner en práctica el plan del despido de Correa.

Los datos demuestran que EE.UU., a través de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), llevaba a cabo sus acciones desestabilizadoras en Ecuador contra Correa hasta lograr con la ayuda de Palacio sacarle del Ministerio en agosto de 2005.

“Me temo que el verdadero problema es la fuerte presión que busca bloquear cualquier relación con un país hermano como Venezuela, resultando de esto la falta de credibilidad en mi trabajo como ministro de Economía y Finanzas”, escribió Correa en su carta de renuncia.

No obstante, él llegó en 2007 a la Presidencia de Ecuador y un año después ordenó el cierre de la base militar que el Pentágono tenía en la ciudad portuaria de Manta, instalada bajo el pretexto de la lucha contra el narcotráfico.

Durante los últimos años, las autoridades ecuatorianas han denunciado en reiteradas ocasiones las intervenciones de EE.UU. en sus asuntos internos e incluso externos, y han acusado al país norteamericano de violar la soberanía del país latinoamericano, además de apoyar a la oposición para desestabilizar la nación y derrocar a Correa.

Hispantv

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios