Mundo

15
Jun
2015

Trabajo duro, búsqueda constante de la calidad, visión artística y el fuerte liderazgo de su director, el argentino Julio Bocca, constituyen la fórmula con la que explican las autoridades del Ballet Nacional del Sodre (BNS) de Uruguay su creciente éxito en la difusión de la danza clásica entre la población en general.

La compañía, uno de los “cuerpos artísticos” del estatal Sodre (Servicio Oficial de Difusión, Radiotelevisión y Espectáculos), celebra en noviembre sus 80 años con resultados contundentes: en 2014 vendió 80.000 entradas, y para fines de este año estima llegar a las 100.000, indicó a Sputnik Nóvosti su gerente, Gerardo Bugarin.

Las cifras son de relevancia en este país de 3,3 millones de habitantes, sobre todo considerando que, según las propias autoridades del Sodre, en 1998 el ballet vendió apenas 7.000 entradas.

Desde que asumió su dirección en 2010, Bocca, quien como bailarín brilló en los escenarios del mundo, le impuso a la compañía más exigencia, visualizándola “como si se tratara de una de las más importantes del mundo”.

“Él no trabaja pensando que está en el Sur, en Uruguay, donde las posibilidades son pocas. No, nos ha hecho trabajar de una manera como si viviéramos en Nueva York”, dijo Bugarin.

Desde 2010, el BNS recibió a 500.000 espectadores en 334 funciones realizadas en Uruguay, a un promedio de una cada cinco días, y 50 funciones en el exterior, según datos brindados por la institución, que califica la administración de Bocca como “la nueva etapa de oro para el ballet”.

Bugarin también destacó la eficacia de los programas para invitar a escolares a ver obras clásicas como “Don Quijote” o “El Corsario”, y resaltó los esfuerzos para conseguir a los mejores artistas para integrar el cuerpo de baile, conformado en partes iguales por uruguayos y extranjeros.

Ballet sin orquesta

No obstante, la administración de Bocca no ha estado exenta de dificultades que emanan de problemas de fondo dentro de la administración pública.

En 2011 y 2013, el BNS realizó funciones sin la participación de la Orquesta Sinfónica del Sodre (OSSODRE) optando por música grabada (lo cual afecta enormemente la calidad al espectáculo), luego de que no se llegara a un acuerdo entre ambos cuerpos por los horarios de ensayo.

El problema se debe a que muchos músicos de la OSSODRE integran también la Orquesta Filarmónica de Montevideo, dependiente de la Intendencia (alcaldía) capitalina, lo cual reduce sus posibilidades de horario.

Los músicos afirman que se ven obligados al multiempleo para reunir ingresos dignos, y se quejan de la inestabilidad laboral: de los más de 90 integrantes de la orquesta del Sodre, apenas 45 son estables.

“Es un problema que consideramos crucial en la crisis de la música clásica uruguaya”, dijo a Sputnik Nóvosti el concertino de la OSSODRE y de la Filarmónica de Montevideo, Daniel Lasca.

“Nuestro interés siempre ha sido participar en las actuaciones del ballet, históricamente siempre ha sido así. Se dio un conflicto porque tenemos una situación laboral específica que se arrastra desde hace mucho tiempo y nos tiene muy incómodos”, añadió.

Para este año, la OSSODRE y la Filarmónica llegaron a un acuerdo y organizaron sus horarios para actuar en todas las funciones que tiene previsto el ballet por su aniversario, aunque la situación podría complicarse el año próximo.

El convenio para esta temporada “en realidad es un remiendo: hasta que no se encare y se resuelva definitivamente el tema del multiempleo de los músicos, el conflicto de horarios continuará entorpeciendo la participación de la OSSODRE en los espectáculos de ballet, advirtió Lasca.

sputnik

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios