Mundo

03
Feb
2015

El 67% de los griegos apoya al nuevo gobierno del izquierdista Syriza mientras que el primer ministro, Alexis Tsipras tiene un 70% de adhesión, según una encuesta realizada por el instituto demoscópico Public Issue para el diario Avgi.

El dato más llamativo es que uno de cada tres votantes de la conservadora Nueva Democracia (ND), el anterior partido gobernante, reconoce la buena disposición del nuevo gobierno.

En escasos días, el Ejecutivo ya hizo honor a algunas de sus promesas de campaña al anunciar la paralización del programa de privatizaciones de las compañías eléctricas, de los puertos y los aeropuertos; el aumento del salario mínimo a 751 euros y la readmisión de funcionarios despedidos inconstitucionalmente.

“Quieren hacer cambios y creo que están en buena dirección. Con los tres últimos gobiernos no ha cambiado nada para la gente. Al menos ahora tenemos esperanza”, sostuvo un comerciante ateniense.

Esta semana el gobierno también sentó las bases de las negociaciones con la troika de acreedores (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) en las reuniones con las primeras autoridades europeas que han visitado Atenas.

El flamante ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, mantuvo un encuentro con el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en el que defendió la renegociación de la deuda externa y encendió la alarma entre los líderes europeos.

“No tenemos intención de trabajar con una comisión (la troika) que no tiene razón de existir, incluso desde la perspectiva del Parlamento Europeo”, dijo Varufakis, en su comparecencia con Dijsselbloem.

Varios líderes europeos reaccionaron de inmediato exigiendo a Grecia “el cumplimiento de sus obligaciones”.

Otro sondeo del instituto demoscópico Metron Analisis para el diario Parapolitiká muestra que la coalición entre Syriza y el partido de derecha nacionalista Griegos Independientes cuenta con una aceptación del 56%, frente a un 35% que no la aprueba.

Muchos griegos califican como “necesaria” esta extraña coalición, que en los últimos días centra gran parte de las conversaciones y consideran que contribuye a crear “un gobierno fuerte”.

“Solo hace falta echar un vistazo aquí, en el centro de Atenas, para ver cuántos comercios están vacíos. ¿Cuánto más se puede asfixiar a la gente?”, se preguntó Yorgos, un cafetero ateniense, que defiende el pago de la deuda aunque subordinado al crecimiento.

Telam

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios