Mundo

11
May
2015

La posible inclusión de la moneda china en la cartera de los Derechos Especiales de Giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional —un primer paso para que el yuan se convierta en una moneda de reserva mundial— inclina aún más la balanza económica global hacia la región asiática, opina el economista estadounidense Samuel Rines.

Si, al revisar los componentes de los DEG este noviembre, el FMI decide que el yuan reúne las condiciones necesarias para unirse al dólar, el euro, el yen y la libra, la moneda china todavía tendrá que superar varias etapas antes de convertirse en moneda de reserva global, escribe Samuel Rines en su artículo para ‘The National Interest’. No obstante, el visto bueno del FMI para considerar el yuan moneda de reserva podría aprovecharlo inmediatamente el mundo emergente para utilizar la moneda china en las operaciones con sus principales socios comerciales.

Además, el yuan puede ser utilizado en gran medida por los países del grupo BRICS, así como en el marco de las actividades del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (AIIB, por sus siglas en inglés). Esto le permitiría al yuan convertirse en la moneda de reserva de la región de Asia Sudoriental, lo que facilitaría mucho su transición hacia el estatus de moneda de reserva mundial, cree el autor.

Asimismo, la inclusión del yuan en los DEG tiene el potencial de acelerar el cambio hacia un régimen económico verdaderamente bipolar, indica el economista. “Uno en el que EE.UU. probablemente aún domine, pero con cada vez menos ventajas sobre sus rivales”, opina Rines. “Si todo le va bien a China, durante la próxima década los bancos centrales intercambiarán euros por yuanes”, añade.

“La hegemonía económica de EE.UU. ya ha pasado, independientemente de la decisión del FMI. […] Parece que China y EE.UU. están al borde de un duopolio político y económico con todos los beneficios y peligros que eso conlleva”, concluye el economista.

RT

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios