Mundo

05
May
2015

En sintonía con la denuncia constante de los campesinos e indígenas colombianos contra la aspersión de glifosato sobre los cultivos ilegales, las FARC apoyan la recomendación del ministerio de Salud de ese país suramericano para parar el uso del pesticida desarrollado por Monsanto.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo (FARC-EP) respaldaron este miércoles la recomendación del ministerio de Salud colombiano de parar las fumigaciones de los cultivos iligales de marihuana, amapola y hoja de coca con glifosato, un pesticida señalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de ser “probable” agente cancerígeno, publicó AFP.

El comandante de las FARC, Pablo Catatumbo aseguró que “en el mundo entero ya es casi una decisión unánime que el glifosato es un veneno dañino, perjudicial para los seres humanos, para los cultivos, perjudicial para la gente humilde que trabaja en el campo”.

La controversia sobre el uso del pesticida generó diferencias dentro del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, luego de que el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón apoyara su uso, mientras que el ministro de Salud, Alejandro Gaviria recomendó a través de una misiva dirigida a las autoridades antinarcóticos de esa nación, la suspensión del empleo de glifosato. El procurador general de Colombia, Alejandro Ordóñez solicitó que sea convocado el Consejo Nacional de Estupefacientes para debatir la cuestión.

Pablo Catatumbo dijo que “en ningún país del mundo, incluido Afganistán, que tiene una ocupación militar extranjera (occidental desde 2001), se admite el uso de glifosato (en los cultivos de amapola) por el daño que le causa no solo a su gente, sino al territorio”.

Fausto Guerra y Gloria Mendoza, campesinos de los municipios de San Francisco en el departamento de Cundinamarca y de Salinas en Casanare relataron en abril de 2014 a La Silla Vacía que la fumigación de glifosato genera zarpullidos en la piel, rasquiñas intensas, afecciones respiratorias que apenas podían aplacar por algunos minutos con leche de magnesia y agua, pero después volvía.

Fausto Guerra y Gloria Mendoza, campesinos de los municipios de San Francisco en el departamento de Cundinamarca y de Salinas en Casanare relataron en abril de 2014 a La Silla Vacía que la fumigación de glifosato genera zarpullidos en la piel, rasquiñas intensas, afecciones respiratorias que apenas podían aplacar por algunos minutos con leche de magnesia y agua, pero después volvía.

En junio del año 2000 el Senado de los Estados Unidos (EE.UU.) aprobó el Plan Colombia redactado en la Casa Blanca, el cual se ejecutó un mes después sin previa consulta a los colombianos reseñó la organización internacional Grain que aboga por la defensa de los campesinos. Aunque este plantea las bases de un supuesto “plan para la paz, la prosperidad y el fortalecimiento del Estado”, la realidad se separa de estos ideales porque “las fumigaciones han convertido el territorio colombiano en un gran campo de experimentación de agentes químicos, mucho antes incluso del inicio del Plan Colombia.

Desde 1978 se ha estado ensayando sucesivamente con diferentes fórmulas: Paraquat, Triclopyr, Tebuthiuron, Imazapyr y Hexaxinona. Su éxito, sin embargo, fue escaso, por lo cual desde 1986 comenzó a utilizarse el herbicida glifosato de la transnacional norteamericana Monsanto”, explicó el organismo internacional.

Monsanto, empresa estadounidense que cultiva alimentos y productos genéticamente modificados, como es el caso de la amapola: materia prima de la heroína, y a su vez, comercializa el glifosato aseguró que este pesticida es seguro para la salud humana.

“Es apenas lógico que en Colombia se esté considerando la eliminación del uso de ese veneno que solo sirve para enriquecer más a la compañía Monsanto”, expresó Catatumbo.

El vocero de las FARC, Pablo Catatumbo subrayó que “es necesario sacar adelante este proceso de paz, que ha encendido nuevamente la llama de la esperanza la unidad nos está diciendo que es factible un triunfo popular frente al mal gobierno (…) Colombia puede ser gobernada de otra manera”.

teleSUR
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios