Mundo

31
Oct
2014

Al menos 13 cadáveres fueron hallados en una fosa clandestina ubicada en el pueblo mexicano de Zitlatla, en el violento estado de Guerrero (sur), informó ayer la policía local a AFP.

“De acá sacaron 13 cuerpos”, dijo un alto mando de la policía de Zitlatla en referencia a la fosa encontrada el miércoles pasado mediante un aviso anónimo.

Zitlala, de unos 22 mil habitantes, se encuentra a 175 km al sur de la ciudad de Iguala (Guerrero), donde se mantiene la búsqueda de los 43 estudiantes que desaparecieron la noche del 26 de septiembre tras ser atacados por policías locales y narcotraficantes. Por el momento las autoridades no han vinculado este hecho con el hallazgo de Zitlala.

Un funcionario forense de Guerrero declaró que los cadáveres de Zitlala habrían sido enterrados hace más de cuatro meses. El pueblo de Zitlala no había registrado incidentes violentos últimamente, pero en la localidad vecina de Chilapa de Álvarez han habido graves enfrentamientos entre grupos del crimen organizado que se disputan el control de la zona.

Mientras tanto, en Iguala y sus alrededores se mantiene un operativo de unos 2 mil policías y militares que buscan por tierra, agua y aire a los 43 estudiantes, un brutal crimen que ha conmocionado en México y el mundo.

DECEPCIONADOS DE PEÑA NIETO

Por otra parte, los familiares de 43 normalistas desaparecidos se declararon ayer insatisfechos con los acuerdos propuestos por el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, quien los recibió el pasado miércoles, refiere Prensa Latina.

Felipe de la Cruz, uno de los padres, indicó que persisten desacuerdos en cuanto a los procedimientos para garantizar que se haga justicia en el caso donde murieron seis personas, una veintena resultaron heridas y 43 están desaparecidas desde hace 34 días.

“Salimos con la misma noticia de que está en la búsqueda todo el esfuerzo del Estado, pero no tenemos nada”, añadió.

Por su parte, Mario César González (otro familiar de uno de los desaparecidos) acotó que sólo repitieron lo mismo que Jesús Murillo Karam, procurador general de la República. “Estoy muy enojado porque para nosotros no hubo nada, nada sobre dónde están los muchachos”, subrayó.

Los padres exigieron al mandatario que “ya no los busquen en fosas clandestinas” porque creen estar seguros de que sus hijos están vivos y en manos de los policías municipales que los atacaron el 26 de septiembre pasado en la ciudad de Iguala.

También señalaron que los únicos resultados de pruebas de ADN que ellos reconocerán, de 38 cuerpos hallados hasta ahora en fosas clandestinas, son los que entregue el grupo de antropólogos forenses argentinos, que realizan peritajes independientes a petición de los padres.

AFP
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios