Mundo

27
Mar
2015


Indígenas y afrocolombianos denunciaron el riesgo que representa para sus comunidades la excesiva militarización de sus territorios originarios, situados en el Cauca y zonas aledañas, consideran que esto podría ser una nueva ocupación de sus territorios, similar a la ocurrida en 2001.

De acuerdo a una carta elaborada por los pobladores de la zona Alto Naya y difundida por el diario El Espectador, el pasado 21 de marzo comenzó la llegada de efectivos del ejército y la policía antinarcóticos en áreas del municipio Buenaventura, perteneciente al Valle del Cauca.

Mientras que al siguiente día aterrizaron cuatro helicópteros a Buenos Aires (Cauca), con uniformados, que superan actualmente la cifra de 300 en todo el sector, precisa una nota de Prensa Latina.

“Solicitamos a la opinión pública y a la Defensoría del Pueblo estar muy alertas pues los residentes en esta región temen por sus vidas”, especifica parte del escrito.

Los indígenas y afrocolombianos recordaron en esta carta la masacre perpetrada contra sus poblaciones en 2001 por las extintas autodefensas, en alianza con la fuerza pública, que custodió la entrada del grupo armado.

Esas bandas paramilitares estuvieron vinculadas a las mafias de la droga y cometieron actos atroces contra civiles, entre ellos exterminios masivos y expulsiones territoriales, fenómeno conocido como desplazamiento forzado, refiere la nota de Prensa Latina.

En estos hechos ocurridos en Alto Naya resultaron muertos más de un centenar de labriegos, acusados de colaborar con las fuerzas guerrilleras, y los restantes fueron obligados a abandonar sus fincas.

Los habitantes de los territorios originarios llamaron a la fuerza pública que respete los derechos de los pueblos ancestrales de la localidad y no pongan en riesgo su integridad física.

Hace más de un mes indígenas del Cauca, con costas en el Pacífico, realizaron una protesta para reclamar la recuperación de espacios que consideran suyos dentro de esa zona.

Reclaman alrededor de 25 mil hectáreas y el cumplimiento de un acuerdo sobre restitución de tierras como reparación por otra masacre sufrida por los aborígenes de la etnia Nasa en la vega El Nilo, del municipio Caloto, en 1991.

Estos enfrentamientos con los cuerpos policiales dejaron más de 200 heridos en 30 días, de acuerdo con reportes preliminares.
AVN

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios