Mundo

27
Sep
2013

Un fallo del Tribunal Constitucional (TC) de República Dominicana determinó que los hijos de inmigrantes ilegales y en tránsito no podrán adoptar la nacionalidad, una polémica decisión retroactiva a 1929 y que afectará principalmente a miles de descendientes de haitianos indocumentados en el país.

“A los hijos nacidos en el país de padres extranjeros en tránsito no les corresponde la nacionalidad dominicana”, dictó el máximo tribunal en una sentencia publicada esta semana.

Según las leyes de República Dominicana, sólo se otorga la nacionalidad a los hijos de extranjeros con condición de “residentes establecidos” o aquellos descendientes de un dominicano.

El TC, en un fallo que amplía el margen de aplicación de las leyes existentes, señaló que tampoco podrán solicitar el “estatus de residente permanente” aquellos nacidos en República Dominicana cuyos progenitores estén indocumentados en el país.

El tribunal tomó la decisión ante la solicitud de amparo de Juliana Deguis Pierre, hija de inmigrantes haitianos y nacida en República Dominicana, para demandar a la Junta Central Electoral (JCE), rectora del registro civil, que le proveyera documentación como dominicana.

Deguis Pierre, quien ha vivido sus 28 años en el país y tiene cuatro hijos, quienes tampoco podrán optar por la nacionalización, solicitó su cédula de identidad en 2008, pero la JCE se la negó porque sus padres son indocumentados pese a que tenía acta de nacimiento.

En una entrevista concedida al portal web elcaribe.com.do, la joven comentó lo siguiente: “Tengo 28 años y nuca he ido a Haití, ni una sola vez yo he ido, no sé cómo es ni de qué color es, porque nunca he ido, porque yo nací aquí… cuando estoy en la calle a mí me da miedo que Migración me agarre, porque te piden la cédula y si tú no tienes tu cédula te van a llevar, y si me mandan para Haití, no sé para dónde es que yo voy, porque nunca he ido y al que Migración lo agarra se jode, por lo menos yo que no sé nada de Haití”.

La joven comentó la urgencia que tenía de obtener su cédula de identidad y electoral. “Yo lo que necesito es declarar a mis cuatro hijos porque no he podido declararlos porque no tengo cédula y en la escuela del muchacho se la están pidiendo me dijo mi mamá”, clamó la joven con pleno acento dominicano, aunque afirmó que habla creole.

La historia comenzó en 2012 cuando la Cámara Civil de Monte Plata, provincia donde nació la Jualiana, le rechazó un recurso presentado contra la JCE, por lo que apeló ante el TC.

“La recurrente (…) si bien nació en el territorio nacional, es hija de ciudadanos extranjeros en tránsito, lo cual la priva del derecho al otorgamiento de la nacionalidad dominicana”, dictaminó el TC, que además ordenó a la JCE auditar los libros de nacimientos del Registro Civil desde el 21 de junio de 1929, para ajustarlo a los criterios establecidos en el fallo.

La juez Katia Jiménez, una de los 13 de conforma el TC, rechazó que la medida sea retroactiva con respecto a los criterios para nacionalidad y denunció que en el caso de los padres de Juliana, braceros agrícolas, “no se cumplen los criterios internacionales que definen el tránsito”.

La decisión del TC afecta a miles de descendientes de haitianos nacidos en dominicana, a varios de los cuales se les desconoce desde de 2007 sus documentaciones luego de que la JCE ordenara revisar los registros de nacimiento declarados con “irregularidades”.

Por décadas, oleadas de inmigrantes desde el vecino Haití han servido como braceros en la industria azucarera, la agropecuaria y de la construcción, sin que los empresarios y los gobiernos garanticen su debido registro y el oportuno regreso a su país, reseñó AFP.

Fuente: teleSUR
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios