Mundo | Política

13
Oct
2014

Habitantes de Chilpancingo, capital del estado de Guerrero, en México, mantienen las protestas para exigir al gobierno la aparición con vida de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala.

Alrededor de 300 integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación del estado de Guerrero (Ceteg), fueron reprimidos por policías antimotines, cuando se dirigían a la sede del Congreso del estado, reseñó el portal web La Jornada.

A su vez, este portal informó que, presuntamente, jóvenes estudiantes y maestros, atacaron el Palacio de Gobierno, en horas de la tarde, e incendiaron el edificio.

Estas protestas surgen, debido a la desaparición de 43 normalistas, hecho ocurrido el pasado 26 de septiembre, cuando la policía de Iguala -presuntamente junto a sicarios del grupo delictivo Guerreros Unidos- arremetió contra un grupo de estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de la población de Ayotzinapa, que había llegado a la ciudad para recoger fondos económicos para el movimiento estudiantil de la institución.

De acuerdo a reportes policiales, citados por la prensa mexicana, los estudiantes supuestamente pretendieron llevarse tres autobuses de la ciudad, lo que originó la persecución y el ataque de los uniformados.

Los policías, además de atacar a los estudiantes, dispararon contra un autobús donde se movilizaban jugadores del equipo de fútbol de tercera división Los Avispones, que viajaban por la carretera Iguala-Chilpancingo.

Esta acción dejó un saldo de seis muertos, entre ellos un menor de edad, 25 heridos; además de los desaparecidos.

AVN
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios