Mundo

09
Dic
2015

“El presidente turco Recep Tayyip Erdogan y el primer ministro, Ahmet Davutoglu, al soñar con su dominio en Oriente Medio han caído en una trampa”, escribe el periódico turco ‘Hürriyet Daily News’. Las relaciones entre Ankara y sus países vecinos durante los años de Erdogam no han hecho sino empeorar al tiempo que lo ha hecho también el conflicto con Rusia. En consecuencia, Turquía ha perdido influencia en su región y su seguridad actualmente depende de la ayuda exterior.

“Cegados por su comprensión limitada de la política exterior y los cálculos regionales el presidente y el primer ministro de Turquía han caído en una trampa que ellos mismos habían creado a nivel internacional, por sus sueños quijotescos con un gasoducto y por considerar que Turquía es un verdadero líder en Oriente Medio”, afirma el medio turco ‘Hürriyet Daily News’. Ankara ha perdido a Rusia. Entretanto, en estos momentos Turquía no tiene relaciones con Israel ni suficientes vínculos con Egipto; se ha alejado de Irán, y la tensión con Irak ha aumentado. Está aislada en Oriente Medio. Y, mientras, Erdogan sigue diciendo, en cambio, que tiene alternativas a Rusia tanto comerciales como energéticas y turísticas.

No es eso, en cambio, lo que piensan los expertos. Como consecuencia de la crisis en las relaciones entre Moscú y Ankara, los turcos que tienen negocios en Rusia, “se encuentran en un estado de pánico”, recoge el medio turco. Mientras tanto, Ankara puede estar buscando alternativas a la energía rusa en Azerbaiyán y Qatar. Sin embargo, los analistas dicen que se necesitará tiempo y que estos países no aceptarán los términos de Turquía.

“Para Turquía, sería más razonable reducir su dependencia de Rusia (que suministra más de la mitad del gas natural que consume) y ampliar sus mercados de exportación, dado a que los problemas políticos en las relaciones con Moscú pueden empeorar”, subraya ‘Hürriyet Daily News’.

“La política de Turquía en Oriente Medio ha fracasado por completo”

A pesar de que Ankara y Moscú tienen intereses comunes en el ámbito económico, ambos países no se solían situar en el mismo lugar en la arena internacional, según el medio turco. No siempre han coincidido sobre Chipre y Turquía, lo que es una cuestión de importancia nacional para Ankara. Asimismo, en los últimos tiempos entre Rusia y Turquía han surgido desacuerdos sobre Crimea y Siria.

Anteriormente, Ankara había llevado una política basada en la no intervención en los asuntos internos de otros países evitando contribuir a los cambios de régimen. Durante los mandatos de Erdogan y Davutoglu todo ha cambiado: el Gobierno consideró que la antigua política exterior de Ankara se había basado en una comprensión “servil” de las capacidades regionales de Turquía. En consecuencia, pronto se hizo evidente que “ellos nunca entendieron la situación en esta parte del mundo y cómo la región ve a Turquía”. La política de Turquía en Oriente Medio ha fracasado por completo.

RT

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios