Mundo

25
Abr
2015

La medida fue tomada luego que los gobiernos federal y estatal aplazaran su respuesta a las demandas salariales.

Los jornaleros del Valle de San Quintin, Baja California, (noroeste de México), anunciaron que continuarán el paro general de labores iniciado el pasado 17 de marzo y se unirán a una huelga general en los próximos días.

Estas medidas fueron anunciadas luego de sostener una reunión este viernes con las autoridades federales y estatales, quienes aplazaron por dos semanas más su respuesta a las demandas salariales de los jornaleros agrícolas.

Indignados manifestaron que van a boicotear la compra de fresas, moras y productos hortícolas de esta región en los mercados internacionales y del país, como medida de protesta.

El vocero de la Alianza Nacional de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social, Fidel Sánchez, manifestó que fue frustrante la respuesta del representante del gobierno federal, el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava.

El representante del Gobierno mexicano, Miranda Nava, indicó que en 15 días es que darán respuestas a sus demandas, entre las cuales se encuentran un incremento salarial y la creación de un fideicomiso especial supuestamente “para ayudar a la solución de los problemas de los jornaleros”.

De igual manera, se comprometió que en el transcurso de las próximas dos semanas la Secretaría de Trabajo y Previsión Social y otras dependencias federales revisará en todas las empresas agrícolas de la región la vigencia de los contratos colectivos de trabajo y verificará las condiciones de salud e higiene en que laboran los trabajadores, especialmente mujeres y menores de edad.

Más de 7 mil campesinos mexicanos se movilizaron este viernes en el Valle de San Quintín, región de Baja California (noroeste) para exigir mejoras salariales. En varios de los carteles que exhibían los jornaleros se podía leer “Ya basta de explotación” o “No más sueldos de hambre”.

Una madre soltera de tres hijos manifestaba que con “La miseria que nos pagan no alcanza”, quien gana 130 pesos (8,5 dólares) al día por recoger tomates durante nueve horas. Cerca de 80 mil jornaleros, en su mayoría indígenas de Guerrero y Oaxaca (sur de México), trabajan en San Quintín. Los trabajadores exigen que el salario diario pase de los 120 a los 300 pesos (de 7,7 a 19,45 dólares).

teleSUR

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios