Mundo

12
Abr
2016

Miles de brasileños salieron el lunes a las calles para manifestar su apoyo a la presidenta Dilma Rousseff ante las acciones de la derecha que busca su destitución al poder.

Agrupados desde diferentes partes del país, se concentraron cerca del edificio de Congreso luego de que la comisión parlamentaria aprobara que la mandataria sea sometida a un juicio político por acusaciones de violar leyes fiscales.

A la espera de los resultados de la votación del Congreso sobre dicho juicio, los manifestantes aseguraron seguir con las movilizaciones hasta que culminara el proceso. Las autoridades prevén la concentración de 30.000 personas en el lugar.

En la misma jornada, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, en un acto celebrado en Río de Janeiro, acusó al vicepresidente Michell Temer y al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, de ser los principales autores del plan de la destitución de Rousseff.

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, durante una reunión organizada por sindicalistas y miembros del Partido de los Trabajadores (PT) en Sao Paulo, Brasil, 23 de marzo 2016.

“Nunca pensé que íbamos a ver sacar a una presidenta elegida en democracia”, arremetió contra la derecha por no respetar las normas democráticas mientras que ratificó su firme voluntad de dedicar toda su vida a defender la democracia, la libertad y la soberanía en el territorio brasileño.

Si el Congreso convalida la petición contra la mandataria brasileña por una mayoría de dos tercios, y luego el Senado la ratifica, Rousseff sería separada de su cargo por un plazo máximo de 180 días en espera de que la Cámara Alta dé su fallo definitivo.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados del gigante sudamericano, Eduardo Cunha, anunció el sábado la activación de nuevos pedidos adicionales de ‘impeachment’ (proceso de destitución), en caso de no aprobarse el reciente “juicio político”.

Cunha, quien se ha convertido en uno de los promotores de la convocatoria de la destitución Rousseff, es investigado por su presunta participación en el escándalo de corrupción en la estatal Petrobras. Sobre él además recaen varias investigaciones por presuntas actividades ilícitas.

Rousseff ha cuestionado la legalidad del juicio político abierto en su contra. El 25 de marzo, argumentó que un ‘impeachment’ que carece de base legal constituye un golpe de Estado.

Hispantv

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios