Mundo

20
Mar
2013

Haití

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) espera disminuir a “un conjunto básico de tareas ” las acciones de la misión estabilizadora que mantiene en Haití (Minustah) hasta su partida en el 2016, así lo reseña un informe que será evaluado este miércoles por el Consejo de Seguridad del organismo internacional.

La medida fue anunciada por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en un comunicado que asegura que la reducción de actividades de Minustah busca darle espacio a “otros agentes internacionales estén en mejores condiciones de lograr resultados”.

Luego de que se aplique la mencionada disminución sólo se brindará el apoyo de los cascos azules a la policía haitiana, a la capacidad electoral y a “avanzar en el estado de derecho, los derechos humanos y los asuntos de gobernanza”.

El informe reitera al Consejo de Seguridad los desacuerdos entre el poder Ejecutivo y los diputados de oposición, que tienen al país en una parálisis política casi total. Justifica con ello el poco avance en el fortalecimiento de las instituciones del estado de derecho y en la aprobación de legislación primordial.

Sobre las denuncias a la Minustah

Gran impacto en la comunidad internacional generó el caso del joven Johnny Jean Biulisseteth, revelado de principios de septiembre del año 2011, luego de la difusión en Internet de un video de 45 segundos que muestra a un grupo de al menos cinco casco azules de que mantienen al joven haitiano boca abajo sobre un colchón en el piso y con sus manos hacia atrás.

Uno de los marinos está desnudo y en un momento se inclina brevemente sobre la espalda del joven. El hecho fue grabado con una cámara de teléfono celular y en todo momento se escuchan risas. Al final del video, los soldados ayudan al joven a levantarse.

La ONU confirmó luego que los cinco soldados eran de origen uruguayo y pertenecían al Minustah. Se informó que los castrenses serían juzgados en Uruguay.

Las denuncias de explotación y abuso sexual por parte de misiones de la ONU en todo el mundo, no son novedad. He aquí algunos de ellos:

2003: Soldados de Nepal fueron acusados de cometer abusos sexuales en la República Democrática del Congo (África). Seis agentes fueron encarcelados.

2004: Dos soldados de las fuerzas de paz de la ONU fueron repatriados tras haber sido acusados de abusos en Burundi (sureste de África).

2005: Soldados de la ONU fueron acusados de violaciones y abusos sexuales en Sudán (Medio Oriente).

2006: Personal de la ONU es acusado de violaciones en Liberia (oeste de África).

2007: La ONU abrió una investigación sobre abusos sexuales en Costa de Marfil (oeste de África) cometidos presuntamente por sus cascos azules.

Cólera

Al Minustah también se le culpa de una la epidemia de cólera que azota a los haitianos desde octubre de 2010 que hasta ahora registra siete mil 964 muertos y 640 mil infectados.

Si bien la misión niega responsabilidad al respecto, Ban Ki-moon reconoció que se registra un repunte de la enfermedad, por el deterioro de las dependencias de tratamiento del cólera, la falta de financiación para los salarios del personal médico y sanitario y la finalización de varios proyectos.

Subrayó que la ONU ha invertido 118 millones de dólares en la lucha contra el cólera, desde el inicio de la epidemia, y destacó el apoyo que se le presta del Gobierno haitiano para la erradicación de la enfermedad.

Hace un mes, la ONU se negó a compensar a más de cinco mil víctimas del cólera que realizaron una denuncia oficial. En esa oportunidad la Minustah invocó la convención que otorga inmunidad a sus funcionarios.

Además de la pandemia colérica, Haití sufrió un fuerte terremoto en el año 2010 que dejó saldo de casi 300 mil muertos y un millón 300 mil personas sin vivienda.

A raíz de aquella catástrofe, países miembros prometieron a la ONU más de cinco mil millones de dólares para ayudar al país caribeño en el trienio 2010-2012. Según Ban Ki-moon sólo se han aportado tres mil millones (56 por ciento).

Fuente: teleSUR
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios