Mundo

05
Mar
2013

Ricardo Patiño

El pasado lunes el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, visitó la ciudad de Brasilia para sostener un encuentro oficial con su par brasileño, Antonio Patriota, en el que analizaron las propuestas de reformas que Quito llevará hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El debate central de los cancilleres fue la sesión especial que tendrá la CIDH el próximo viernes 8 de marzo, en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, como notifica un comunicado de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores y Justicia de Brasil.

Ricardo Patiño, se encuentra realizando una gira por México, Chile, Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Haití, Venezuela y República Dominicana, para exponer ante cada uno de esos gobiernos las ventajas y detalles de la propuesta de reforma de la Comisión, señala el sitio web de Telesur.

A la reunión que se realizará el próximo viernes en la ciudad de Guayaquil, están convocados los países que han ratificado la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, también conocida como Pacto de San José: Argentina, Barbados, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Grenada, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Suriname, Uruguay y Venezuela.

Esta reunión fue anunciada el pasado lunes por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, a través de su cuenta oficial en la red social Twitter, @MashiRafael, donde en un primer twitt informó, “Este viernes en Guayaquil, reunión de Estados Parte del Pacto de San José para reformas a la CIDH. Ya tenemos campaña en contra de la prensa ‘libre e independiente”

Segundos después, haciendo uso de dos trinos más, Correa afirmó, “la verdad: CIDH tiene sede en Washington, y USA ni siquiera ha firmado Pacto de San José entre otras. Autonomía y medidas cautelares NO existen en el estatuto, entre otras ‘perlas’ del sistema interamericano de ‘derechos humanos” sentenció.

El primer mandatario ecuatoriano concluyó en un cuarto twitt resaltando, “Enjuiciar a periodistas corruptos es ‘atentado a DDHH’, pero no lo es la prisión de Guantánamo… ¡Ya basta!”.

Ecuador busca una reestructuración en algunos estatutos de la CIDH, luego de que el presidente Correa haya calificado a esta comisión como un sistema “totalmente tomado por ciertos países hegemónicos, por organizaciones no gubernamentales de derecha, por la burocracia internacional que se cree por encima de los estados soberanos”, según Univisión Noticias.

En 2012, Ecuador planteó ante la Organización de Estados Americanos (OEA) propuestas para hacer reformas a la CIDH, debido a las constantes violaciones al estatuto de este organismo, especialmente contra algunos gobiernos de la región.

En marzo del pasado año se realizó una audiencia especial ante la OEA para pedir explicaciones sobre la intromisión del organismo regional en un proceso judicial ordinario sobre el caso del diario El Universo, en el que calificaron al presidente Rafael Correa como “asesino, criminal de lesa humanidad”.

La Corte Nacional de Justicia de Ecuador ratificó una sentencia que disponía el pago de 42 millones de dólares y tres años de cárcel para el ex editor de opinión del diario El Universo, Emilio Palacio, y los hermanos Carlos, director, César, subdirector y Nicolás Pérez, gerente de nuevos medios.

Sin embargo la CIDH pidió al gobierno ecuatoriano suspender la sentencia, a fin de garantizar la libertad de expresión en ese país.

Bolivia es otro de los países que ha propuesto cambiar algunos estatutos de la CIDH, en junio del año pasado durante el Consejo Permanente de la OEA, el presidente Evo Morales aseguró que este es un mecanismo creado bajo una visión colonial que no se ajusta a los cambios sociales propuestos desde Suramérica, lo que se traduce en la defensa de intereses políticos y económicos contra los pueblos.

Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, Uruguay, México, Chile y Perú han criticado de forma negativa los informes y medidas tomadas por la CIDH en el 2012.

Asimismo, Venezuela denunció en 2012 el funcionamiento de la CIDH y de la Corte Interamericana, órganos que conforman el Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos dentro del Pacto de San José, porque cuenta con suficientes evidencias de que durante la última década estos órganos han estado supeditados a cumplir un objetivo exclusivamente político asociado con los intereses de Estados Unidos, desestabilizar las democracias progresistas en la región y ejercer prácticas que violentan el debido proceso y usurpan las funciones jurídicas de los estados soberanos latinoamericanos y caribeños.

En julio del pasado año, el presidente de la República, Hugo Chávez, ratificó la salida de Venezuela de la CIDH, acusando a este organismo de atropellar y ofender la dignidad del pueblo venezolano.

Fuente: AVN
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios