Mundo

26
Jul
2015

El diputado francés Jacques Myard ha compartido con France 24 sus impresiones después de visitar Crimea y ha instado al Gobierno de Francia a eliminar unilateralmente las “sanciones ridículas” contra Rusia. Según ha declarado, Crimea se ha reunificado con Rusia de una manera natural y que no supone ningún problema para la seguridad o los intereses de Francia que, a su vez, debe llevar a cabo una política exterior independiente de la UE y EE.UU.

“No lo llamaría una anexión, es, mejor dicho, un volver, un regreso natural”, ha definido la reunificación de Crimea con Rusia el diputado francés durante la entrevista. Según Myard, el Gobierno francés debe “mirar a los ojos de la verdad”, ya que Crimea es “una región totalmente serena, poblada por rusos, donde se respeta la pluralidad lingüística entre el ruso, ucraniano y tártaro”. El diputado ha insistido en que es necesario distinguir la situación en Donbass y en Crimea, donde gracias al referéndum se hizo posible evitar la violencia.

Asimismo, Myard ha llamado a las autoridades francesas a levantar las sanciones contra Rusia, ya que “han llevado a Francia a un punto muerto”. “Las sanciones francesas y europeas contra Rusia, que dieron lugar a medidas de respuesta por parte de Rusia contra la agricultura francesa, son absolutamente ridículas. Y yo peso mis palabras cuando lo digo”, ha aseverado. Francia no debe seguir el ejemplo de EE.UU., que necesitó décadas para levantar las sanciones contra Cuba, ha añadido el diputado.

“Crimea ahora es una parte de Rusia, ¿y qué? ¿Qué problema esto supone para los intereses y la seguridad de Francia? Ninguno”

El Gobierno francés debería levantar las sanciones, incluso si esto se hace de manera unilateral, ya que si París sigue esperando los resultados de la diplomacia europea, esto perjudicará a los intereses del país. “Tenemos intereses económicos, políticos, geoestratégicos y, sobre todo, culturales en relación con Rusia”, por lo que seguir una política hostil hacia Moscú es un error, ha asegurado el político francés. “Crimea ahora es una parte de Rusia, ¿y qué? ¿Qué problema esto supone para los intereses y la seguridad de Francia? Ninguno”, ha asegurado el parlamentario. Las decisiones en el ámbito de la diplomacia francesa y la política exterior nacional deben tomarse en París y no en Berlín, Bruselas o Washington, ha concluido.

RT

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios