Mundo

03
Sep
2014

“Este es un Ejército que se formó al calor de la lucha en el combate libertario”, destacó el Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, al resumir el acto central por el aniversario 35 de la fundación de la institución militar, efectuado en la Plaza de la Revolución de Managua.

“Hoy contamos con un Ejército altamente cualificado y tenemos que seguir fortaleciéndolo”, expuso en su llamado a atemperar las actuales fuerzas armadas a retos como el narcotráfico y el crimen organizado.

“Cuando me preguntan cómo Nicaragua ha logrado reducir la violencia, les respondo porque tenemos un Ejército y una Policía salidas del pueblo”, resaltó el Comandante Daniel, quien reiteró que el narcotráfico busca instalarse en nuestro país pero no lo ha logrado.

Recordó que 35 años atrás una América Latina desgarrada asistió a la victoria del 19 de julio de 1979, en la que estuvieron los iniciadores, los continuadores y los actuales mandos del Ejército de Nicaragua, surgidos en la lucha encabezada por las fuerzas guerrilleras del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Ortega enumeró los antecedentes de rebeldía de Nicaragua desde las luchas por la independencia del colonialismo español, continuada contra los filibusteros norteamericanos y los invasores yanquis, hasta el enfrentamiento contra la Guardia Nacional de la dictadura somocista.

Señalo que, desde sus inicios, la Revolución recibió la oposición del gobierno de Estados Unidos, incluso contra la voluntad del propio presidente James Carter, cuyos intentos de ayudar a Nicaragua fueron bloqueados en el Congreso.

“Con Ronald Reagan vino la otra guerra y en ella continuó forjándose el pueblo nicaragüense, que tuvo que enfrentarse a la mayor potencia económica y militar de todos los tiempos”, añadió.

En ese sentido, resaltó la resistencia de un ejército inexperto para asumir la guerra impuesta a la naciente Revolución. “Esa resistencia fue lo que permitió para que se realizará el diálogo y las negociaciones”.

Agregó que la palabra rendición nunca existió en los labios de los nicaragüenses, ejemplo que contribuyó a vencer la oposición de las autoridades de Washington al diálogo de paz que buscaban gobiernos vecinos. En ese empeño reconoció la labor del Cardenal Miguel Obando y Bravo por materializar la paz.

Un verdadero milagro poder rescatar a 20 mineros

El Comandante Ortega también resaltó el protagonismo de los militares en el rescate de 20 mineros atrapados por un derrumbe en la mina El Comal en el municipio de Bonanza, Región Autónoma del Atlántico Norte.

“Luego de los esfuerzos que se hicieron, yo diría más allá de los límites que establecen las normas del rescate, y eso fueron determinantes los propios mineros artesanales”, expresó.

Destacó el mandatario que se ha avanzado algo en la combinación de empresas con los mineros artesanales, pero aún es insuficiente para garantizar la seguridad requerida a estos trabajadores de Bonanza, quienes se adentran en yacimientos soterrados de varios niveles en la búsqueda de trazos de oro.

“A partir de esta experiencia tendremos que ser más exigentes con las medidas de seguridad y determinar los puntos de alto riesgo para los mineros”, puntualizó el Comandante Daniel, quien recordó que en esta batalla por la vida los mineros no estuvieron solos y este incidente mostró la fuerza de la solidaridad entre los trabajadores, los rescatistas, el Ejército, bomberos y toda la nación.

Puntualizó que ante la tragedia, Nicaragua recibió la solidaridad de naciones hermanas como Venezuela que dispuso el envío de un destacamento especializado, a pesar de que las labores de rescate en Bonanza comenzaron en condiciones de peligro, con alta humedad y reiterados derrumbes.

“Compañeros especializados confesaron que era imposible el rescate, porque se trataba de una mina abandonada y destartalada, que solo conocían los mineros artesanales, que construyeron escaleras hasta alcanzar una altura de casi 90 metros”, detalló tras calificar el rescate de 20 mineros como un verdadero milagro.

El líder sandinista explicó que dadas las peculiaridades de los socavones y el propio deterioro de un yacimiento abandonado, era imposible emplear medios de alta tecnología.

“No podemos descartar que si las condiciones lo permiten se pueda hacer nuevos intentos”, argumentó el Presidente Daniel, al tiempo que aclaró que tampoco puede ponerse en riesgo la vida de otros mineros, a cuya comunidad envió un abrazo solidario por la demostración de sentido solidario, cristiano y socialista derrochado en estos días.

Una nueva etapa en la historia de la nación

En otro momento, el Presidente Ortega apuntó que el Ejército y la Policía son determinantes para iniciar una nueva etapa en la historia de la nación. Reiteró que se ha avanzado en muchos proyectos en unos pocos años, en los que significó los programas energéticos, las carreteras, y adelantó que el nuevo puente de Santa Fe recibirá el nombre Amistad con Japón y se bautizará oficialmente en octubre. “Esperamos que Costa Rica termine su parte del paso fronterizo para que pueda fluir el intercambio entre los dos países”.

“Estamos trabajando ya en la carretera de Nueva Guinea a Bluefields”, destacó Daniel al referirse a los programas de desarrollo vial del país, y enfatizó en que la carretera de San Carlos quiso construirse en los años 80, pero no se pudo porque en “ese tiempo esa era una zona de guerra”.

Enumeró inversiones con capital extranjero en las producciones azucarera, ganadera y energética, empeños en los que se precisa de la labor del Ejército, a lo que agregó la construcción del Gran Canal Interoceánico por Nicaragua.

Todas son aspiraciones que obligan a las fuerzas armadas a colocarse en función del desarrollo del país, lo que equivale a librar la batalla por mantener la estabilidad y la seguridad que hoy tenemos, expresó.

El Comandante Daniel reclamó el fin del bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, muestra del absurdo de un gobierno que ignora la voluntad de la comunidad internacional. “Si antes de terminar su mandato el presidente Barack Obama pone fin a esa injusticia, habrá valido la vena que un descendiente de africano haya pasado por la presidencia de Estados Unidos”, agregó.

Un Ejército del pueblo y para el pueblo

Ante una amplia representación de los mandos y tipos de armas, así como delegaciones de unas 20 naciones de América, Asia y Europa, el General de Ejército Julio César Avilés, jefe de la institución militar, recordó que “tenemos y seguiremos teniendo un Ejército del pueblo y para el pueblo que vela por los intereses de la Patria”.

Añadió que la presente institución armada es heredera de la gesta inmortal del General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino, y de los continuadores del largo camino de heroísmo que en los años 80 enfrentamos la brutal guerra que nos fue impuesta.

Agregó el jefe del Ejército de Nicaragua que “siempre defenderemos la soberanía nacional y cumpliremos nuestras misiones con firmeza y respeto al derecho internacional”, porque la “seguridad nacional es indispensable para el desarrollo”.

“Porque seguridad es paz y justicia social, es estabilidad y bien común frente a cualquier amenaza”, añadió tras reiterar la firme voluntad de la instituciones armadas en la lucha contra el narcotráfico, misión que desde el año 2000 ha reportado la captura y destrucción de 170 toneladas de estupefacientes.

Avilés felicitó a los ascendidos en ocasión del 35 aniversario del Ejército de Nicaragua, entre ellos tres nuevos generales de brigada y 10 coroneles, incluida entre estos últimos Miriam Morales, la primera nicaragüense en ostentar ese grado, así como a un grupo de oficiales y a los anteriores jefes de la institución armada.

“Nicaragua ama la paz y está en paz; Nicaragua quiere seguridad y tiene seguridad: paz y seguridad que nos reconoce la comunidad internacional como país más seguro de la región centroamericana”, concluyó.

Fuente: La Radio del Sur
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios