Mundo

22
Dic
2015

En las últimas semanas, la ciudad balnearia de Mar del Plata, a 400 kilómetros de Buenos Aires, conocida como “La Feliz” por ser el destino privilegiado de los argentinos en verano, se ha visto sorprendida por la irrupción de grupos neonazis.

Javier Moreno Iglesias, titular de la Asociación Marplatense de Derechos a la Igualdad (Amadi), fue amenazado de muerte por los grupos neonazis, al tiempo que en las últimas semanas, tres hombres fueron brutalmente golpeados con tubos de PVC rellenos de cemento por el hecho de ser homosexuales. En octubre, grupos de ultra derecha apalearon a las mujeres que participaban en el Encuentro Nacional de Mujeres en la ciudad. Antes, habían escrito consignas xenófobas contra la comunidad boliviana y contra las Madres de Plaza de Mayo.

La cooperativa “La Alameda”, dirigida por el legislador Gustavo Vera, denunció penalmente a los agresores, una banda conocida como “Los Pampillones” (por su líder, Carlos Pampillón), que también actúa con otros nombres como Foro Nacional patriótico (FONAPA), La Giachino (en referencia a un militar que cometió crímenes de derechos humanos durante la dictadura en los años setenta), Batallón Brigadier, División Costa Atlantica, Frente Skinhead Buenos Aires, MDP Crew y Bandera Negra.

Entre los militantes más conocidos de estos grupos se encontraría, según la denuncia de La Alameda, un joven ucraniano apodado “El Rusito”, llamado Oleksander Levchenko, que ha sido denunciado varias veces por golpear mujeres trans.

Según La Alameda, los miembros de esta banda practican las “cacerías nocturnas” en las cuales salen a la calle a golpear a lo que consideran “lacras sociales”, como inmigrantes bolivianos o paraguayos, homosexuales, o activistas de grupos marxistas o anarquistas.

Javier Moreno Iglesias dijo al diario Página 12, que los neonazis “se entrenan en un gimnasio de Mar del Plata que se llama Brothers, igual que una cofradía nazi que existe en Gran Bretaña. Allí practican lucha libre y vale todo, que es una actividad muy violenta. Ahora se llaman también Bandera Negra y tienen una página de Facebook donde hacen sus reivindicaciones”.

Los miembros de estos grupos “se trasladan en autos con vidrios polarizados armados con manoplas, palos extensibles, gas pimienta, bates de baseball y navajas y adoctrinan jóvenes vulnerables a través de las redes sociales, en lugares de esparcimiento, como plazas, recitales y en los últimos tiempos también en escuelas”, denuncia La Alameda.

Las pintadas de Bandera Negra aparecen en distintos lugares de la ciudad, con leyendas como: “Fascismo es libertad” o “Fascismo es rebeldía”.

sputnik

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios