Mundo

26
Jul
2015

A partir del sábado por la noche, las Fuerzas Militares de Colombia han suspendido sus ataques aéreos contra las FARC, según mandato presidencial.

“Después de la decisión unilateral de las FARC del cese del fuego, he dado la orden de suspender a partir de hoy los bombardeos aéreos a miembros de esa organización y a partir de la fecha solo se podrán realizar por orden explícita del presidente de la República”, dijo el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, desde la ciudad norteña de Cartagena.

Sin embargo, se tendrán que cumplir unas condiciones específicas para eventuales bombardeos, cuya suspensión entró ayer mismo en vigor. La orden solo será efectiva siempre y cuando los campamentos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) estén alejados de los cascos urbanos, no constituyan una “amenaza para la población y la Fuerza Pública y si no ponen en peligro la infraestructura ni se desarrollan actividades proselitistas” a tres meses de las elecciones regionales.

Santos toma esta decisión en vías de amainar el conflicto, cinco días después de que las FARC iniciaran un cese del fuego unilateral, que evaluarán a lo largo de cuatro meses.

“Hemos acordado ir desescalando el conflicto. ¿Eso qué significa? Menos muertes. Menos sufrimiento, menos víctimas”, adujo el mandatario a la vez que consideró que “Esta última oportunidad no la debemos ni la podemos desperdiciar”.

Esta es la segunda vez que el presidente Santos implementa una medida de este tipo. El 10 de marzo de este año, el Gobierno ordenó un primer cese del fuego, pero el ataque de las FARC ejecutado en Cauca que se cobró la vida 11 soldados, tiró por la borda esta decisión, ya que se retomaron los bombardeos contra la guerrilla más antigua de América Latina.

En reacción, las FARC declara una tregua unilateral en diciembre de 2014 y empezaron a responder los ataques de las fuerzas gubernamentales. Colombia vio subir rápidamente los daños personales y materiales, lo que causó una aguda crisis en las conversaciones que se sostienen ambas partes en La Habana, capital cubana, con el objetivo de poner fin a 50 años de conflicto armado.

Por esta escalada del conflicto, los garantes de paz -Noruega, Cuba, Venezuela y Chile- pidieron al Gobierno y las FARC restringir al máximo las acciones que provoquen víctimas. La guerrilla acató e inició el pasalunes una tregua y ahora Santos se sube al barco camino a la paz.

Entre tanto, desde el jueves, el Gobierno y las FARC abrieron su ciclo 39 de los diálogos de paz con una agenda que incluye continuar la discusión sobre las víctimas y el desescalamiento del conflicto, tras los acuerdos alcanzados en materia agraria, participación política y cultivos ilícitos.

Hispantv

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios