Mundo

30
Ene
2015

El Senado argentino debatirá a partir del martes próximo la profunda reforma propuesta por la presidenta Cristina Fernández a los servicios de inteligencia del país, adelantaron hoy líderes de esa casa legislativa. (PLRadio)

El debate arrancará, según lo anunciado, a las 11:00, hora local, en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales, en el marco del período de sesiones extraordinarias pedidas por la jefa de Estado.

Lo confirmaron los presidentes de esqas instancias Marcelo Fuentes y Pedro Guastavino, ambos del Frente para la Victoria, que tiene mayoría en las dos comisiones por lo que se espera que el dictamen favorable sea emitido sin mayores dificultades.

El objetivo del oficialismo es aprobar la ley a fines de febrero, antes del inicio del período de sesiones ordinarias, el 1 de marzo.

La iniciativa contempla la disolución del servicio secreto, conocido popularmente como exSIDE, y la creación de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), cuya función primordial será garantizar la protección del Estado, sus dependencias y la Nación.

Se encargará, además, de velar y combatir lo que pueda lacerar al país como el terrorismo internacional, el narcotráfico, la trata de personas, los delitos económicos y cibernéticos, entre otros.

El nuevo órgano contará con un director general y un subdirector, nombrados por el Poder Ejecutivo, pero que deberán tener el aval del Senado para poder asumir los puestos con un mandato de cuatro años.

Solo a través de estos dos funcionarios se podrá tener acceso a la AFI, al tiempo que se estipula el establecimiento de bancos de protección de datos y archivos, con el objetivo de garantizar la protección legal de la información sensible guardada.

El proyecto también contempla penas carcelarias a todos los que intercepten conversaciones telefónicas o de cualquier otro tipo fuera del marco investigativo que precise y apruebe la AFI y el Ministerio Público.

Igualmente serán penados los funcionarios que tomen contacto con los servicios de inteligencia por fuera de esas dos autoridades.

Asimismo, la legislación propuesta establece la transferencia a la Procuración del Sistema de Observaciones Judiciales de la potestad de autorizar el uso del sistema de escuchas y no como se hace ahora que otorgan jueces a pedidos de fiscales.

Democratizar los servicios secretos es una deuda de la democracia argentina desde 1983. “Por eso tomé esta decisión de disolver la Secretaría de Inteligencia”, puntualizó la Presidenta e instó a crear un aparato que realmente sirva para garantizar la protección del Estado y la Nación.

Prensa Latina

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios