Mundo | Política

29
Oct
2014

El artículo, titulado ‘México atrapado en el fuego cruzado’, hace una dura crítica a la gestión del presidente Enrique Peña Nieto respecto al manejo de la crisis en Iguala ya que, a pesar de haber condenado los hechos calificándolos como “actos de barbarie”, aún no ha visitado la zona donde el pasado 26 de septiembre desaparecieron 43 normalistas, lo cual ha provocado “de lejos, la mayor crisis de seguridad para el actual Gobierno y una de las peores atrocidades de México en medio siglo”, publica el diario.

Asimismo, el periódico británico resalta que la agenda del presidente no se ha modificado por el caso Iguala, una agenda que continúa con la misma dinámica de hacer viajes por el país, pronunciar discursos durante la inauguración de obras o asistir a conferencias sobre medios de comunicación, al mismo tiempo que se multiplican a lo largo y ancho del país las protestas que exigen el regreso con vida de los 43 estudiantes desaparecidos en el estado de Guerrero.

“Esto no es mover a México”, continúa ‘The Financial Times’ —en alusión al lema de la Administración de Peña Nieto—, todo lo contrario es “el mismo México de siempre, el México viejo donde las autoridades locales son ineptas, corruptas, o están en connivencia con el crimen organizado, donde la vida es barata y la justicia difícil de alcanzar”, lo cual contrasta con algunos titulares de la prensa internacional, que tan solo hace ocho meses calificaban a Peña Nieto como el ’salvador de México’, agrega el diario.

El artículo contrapone el manejo de las crisis de seguridad de Enrique Peña Nieto y el de su antecesor, Felipe Calderón, cuya “fallida guerra contra las drogas le costó nada menos que 80.000 vidas”, no obstante, “Calderón sí enfrentó las críticas en el 2010 dando la cara a las madres furiosas de Ciudad Juárez después de la masacre de 15 adolescentes”. “Esa fue su Iguala y su visita permitió la creación de una asociación cívica que resultó fundamental para el renacimiento de la ciudad”, resalta la publicación.

Las críticas que enfrenta la Administración de Peña Nieto por la falta de efectividad para esclarecer los hechos y detener a los responsables de la desaparición de los 43 estudiantes se añade el señalamiento hecho el pasado martes por el Consejo Mexicano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal —una ONG mexicana—, que acusa a Rogelio Ortega Martínez, nuevo gobernador del estado de Guerrero, de “ser un secuestrador y terrorista vinculado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)”.

RT
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios