Mundo

03
Nov
2015

El secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, declaró el jueves que la presidenta de Brasil, Dilma Roussef “puede y debe” mantener su mandato hasta que lo termine.

Samper, en el marco de una visita oficial a Brasilia (capital brasileña), informó que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) sigue el progreso del problema político y económico que vive este país.

La situación que vive Brasil, agregó el expresidente colombiano, sólo se solventará con un amplio acuerdo político que a la vez permita “garantizar la gobernabilidad desde el orden institucional”.

Samper expresó su preocupación ante una eventual destitución de Rousseff y explicó que esto podría intensificar la crítica situación que vive Brasil e incluso extenderse a países vecinos.

En este sentido aseguró que la región ha recibido el impacto de la actual inestabilidad económica y política en Brasil, como uno de los actores más importantes en toda Sudamérica.

Sobre las turbulencias económicas que registra Brasil, Samper señaló la necesidad de impedir que la crisis afecte a los 40 millones de brasileños que han salido de la pobreza en los últimos años.

La mismas jornada, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB, oposición) criticó el apoyo de Samper a Roussef.

En reacción a las declaraciones del secretario general de la Unasur, los senadores Aécio Neves, presidente del PSDB, y Aloysio Nunes, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado cancelaron su reunión que tenían prevista con Samper.

Asimismo varios abogados incitados por sectores de oposición en el Congreso presentaron, el mismo 15 de octubre, una nueva propuesta de juicio político contra Roussef.

El martes, en una cita con la dignataria brasileña, Samper expresó su esperanza en que los temas políticos del país fueran tratados dentro del Congreso, la Constitución y ley y con respeto a las normas universales sobre legítima defensa.

El 6 de septiembre, la Fiscalía brasileña pidió a la Corte Suprema una autorización para investigar las actividades de los fondos para las campañas de Rousseff durante 2010 y 2014.

El 10 de septiembre, diputados de los cuatro más importantes partidos de la oposición brasileña conformaron un movimiento para impulsar un juicio político contra Roussef a fin de destituirla por supuesto mal manejo de la crisis política y económica.

El presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, intentó promover un juicio político contra Rousseff, basado en su supuesta responsabilidad en la trama de sobornos para la concesión de contratos públicos de Petrobras, pero el Tribunal Supremo Federal (TSF) de Brasil lo paralizó el martes aduciendo que los pasos a seguir están fijados en la Constitución.

La petición de Cunha recibió el 25 de septiembre, la critica de los diputados del Partido de los Trabajadores (PT, oficialista) y Comunista do Brasil (PCdoB).


Hispantv

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios