Naturaleza

12
Ago
2015

Hacerse con el nombre de “caza tarántulas” no es sencillo. Hay que tener mucho valor para ser un insecto y llevar ese nombre como firma. Pero la avispa caza tarántulas, se lo merece. Hay varios cientos especies de ellas y su territorio se extiende desde Estados Unidos hasta Argentina.

El nombre lo reciben por mérito exclusivo de las hembras: para garantizar la supervivencia de su prole, estas avisas se enfrentan a tarántulas bastante más grande y aparentemente fieras, las paralizan con una picadura de su aguijón (un arma de unos 7mm de largo y capaz de producir la segunda picadura más dolorosa, después de la hormiga bomba) y la arrastra hasta una cueva. Allí la encierra, deposita un solo huevo en su abdomen y cuando este eclosiona y se transforma en larva, tendrán con qué alimentarse.

El macho parece ser un poco más pusilánime y se inclina por las flores y frutas. Pese a su apariencia y tamaño es raro que la hembra pique a un ser humano.

Quo

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios