Naturaleza

05
Nov
2015

Actualmente, Gil Batle vive en Filipinas. Pero a sus espaldas tiene un largo pasado carcelario.

Gil pasó veinte años en cinco prisiones diferentes de California, por delitos de fraude y extorsión. Durante su estancia entre rejas aprendió la técnica de tatuar y llegó a coinvertirse en todo un experto. Ahora, esa técnica le ha servido para sacar adelante un singular proyecto: ha “esculpido” en cáscaras de huevo diversas escenas que resumen sus dos décadas de vida en prisión. Ha sido un trabajo largo y delicado que ahora se exhibe en una galería de Nueva York.

Quo

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios