Opinión

Autor: Roberto Hernández Montoya

09:30 am
03
Ago
2015

¿Saben más que yo de economía quienes aprueban que en España haya millones de viviendas vacías y millones de personas a la intemperie? ¿Que a los bancos hay que darles todo, todo, todo? ¿Que hay que dar prioridad a la especulación financiera sobre cualquier otro apremio? ¿Eso es saber? Prefiero mi ignorancia a saber eso.

El totalitarismo financiero instauró la ficción estrafalaria de que el dólar estadounidense vale más que cualquier otra divisa y que es la moneda exclusiva de toda transacción. Todo se cotiza en dólares. La deuda externa, un gato, un bombón, un sueldo, una vivienda, una almohada, una levita, un poemario. Creó aparatos ideológicos que prescriben la cotización del dólar, como DolarToday, que ya no le está gustando ni a cierta burguesía parásita dolarizada.

El dólar vale, en la realidad comprobable, lo que el papel en que está impreso. Y ni eso, porque si consideramos la deuda estadounidense y el déficit fiscal y una inmensidad de cosas que ignoro, tener un dólar en la mano equivale a tener una deuda. Porque le quitaron su respaldo en oro, por ejemplo, y lo vincularon al plomo: si un país inventa que ya no acepta dólares lo arrasan, Irak, Libia, etc. O sea, no es ficción. Patrón plomo.

En cambio el bolívar tiene respaldo en oro (recuperado justo a tiempo por Chávez antes de que nos lo despalillaran como el oro alemán), petróleo, aluminio, biodiversidad, acuíferos, turismo, creatividad cultural, etc. No es que los Estados Unidos no tengan riquezas que sustenten su dólar, pero desde que está sometido al totalitarismo financiero su industria y su creatividad, formidables, maravillosas, están hipotecadas al primado bancario y están estorbadas por la deuda pública asombrosa de esa nación.

El absolutismo financiero está martirizando a Grecia. La imperialista revista Foreign Affairs, vocera oficiosa del Departamento de Estado gringo, comenta favorablemente cómo la Argentina se sustrajo al totalitarismo bancario declarándose en cesación de pagos, el aterrador default (“Don’t cry for Greece, Argentina”, foreignaffairs.com/articles/argentina/2015-07-26/dont-cry-greece-argentina) Bien bueno. Argentina resurge de sus cenizas. Grecia no porque es rehén del totalitarismo. España también. Nosotros somos libres.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios