Opinión

Autor: Roberto Malaver

10:36 am
15
Jul
2016

“Han llamado a la batalla de las ideas hasta el cansancio, y todavía no he visto el resultado de esa batalla”

Sin ideas no hay nada”. Así pontifica Cinthya Machado Zuloaga y se queda viendo la tarde caraqueña que cae en el Centro Comercial San Ignacio. “Han llamado a la batalla de las ideas hasta el cansancio, y todavía no he visto el resultado de esa batalla”.

El mesonero se acerca sonriendo y dice: “Llegaron las ideas bien frías”. Y coloca la botellita de agua Evian sobre la mesa, y sigue diciendo: “Y las ideas bien calientes”. Y coloca el café negro. Ve a Cinthya y elevando los brazos al cielo dice: “Dios mío, gracias, muchas gracias, por permitirme ver a la mujer más bonita del mundo”. Y vuelve a la barra.

Cinthya sigue meditando: “Hay dos cosas que el hombre y la mujer no pueden dejar de hacer: respirar y pensar. Uno puede contener la respiración, pero no puede contener el pensamiento, porque es imposible, como también es imposible poner la mente en blanco; ahora bien, sabiendo eso, entonces qué está pensando la gente. Einstein dijo que durante su vida solo tuvo dos ideas, en cambio aquí hay gente que nunca ha tenido ninguna. ¿Cuáles han sido las ideas de Ramos Allup? Ninguna. Solo ha tenido algunas ocurrencias y ha fracasado en todas”.

Toma un poco de agua y sigue explicando: “Ahora ustedes están planteando una nueva Gran Misión. La del abastecimiento soberano y seguro. Han existido tantas propuestas que se me olvidan los nombres de casi todas. Antes, a principios del gobierno, también hubo un Plan Bolívar 2000. Lo importante es que hay allí una propuesta, una idea, una estrategia, y una posible solución para derrotar lo que ustedes han llamado la guerra económica. Lo que pasa es que en el camino ha habido mucha corrupción, y como dijo tu presidente, han creado muchos caos para favorecer la corrupción, y esos caos por lo visto han estado y están en muchas partes. Cuando el paro petrolero se perdieron más de veinte mil millones de dólares, y después del paro, unos vivos crearon unas empresas de maletín y un caos, y se llevaron más de veinticinco mil millones de dólares, y eso no lo aguanta ningún país, esos fueron los primeros en comenzar la guerra económica, y gozan de buena salud”.

Cierra su laptop y termina diciendo: “Por todo eso, yo abogo por un abastecimiento de ideas, para ver si así nos hacemos grandes y útiles”.

Últimasnoticias

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios