Opinión

Autor: Asalia Venegas

11:05 am
14
Ene
2016

Diez días han bastado para conocer el verdadero rostro de esta derecha que entró a la Asamblea Nacional. ¿Que si toda la derecha es igual? Puede ser. ¿Que si tiene sus matices? No lo compartimos. En abril de 2002, 48 horas bastaron para ver con toda su crudeza la cara del fascismo. De allí la similitud entre la autojuramentación de Ramos Allup como presidente de la AN y la de Carmona, sin Constitución y sin el cuadro del Libertador y aquel: “Juro ante Dios… y… ”.

Los medios han tratado de edulcorar y de hacer amigable a este personaje de 73 años, ya jubilado del Parlamento, donde ha sido diputado durante cuatro períodos. Le apartan las siglas de AD y ni de broma recuerdan lo cerca que estuvo de CAP y de J. Lusinchi. Ramos Allup es intrínsecamente del CEN de AD, todos sus genes son adecos, piensa como tal y habla ídem: su retórica es betancouriana. Es su mímesis.

Tuvo la osadía de meter a la Asamblea, la caravana del Encargado de Negocios estadounidense y desde allí -con gran desparpajo- ha proferido amenazas, insultos, burlas, descalificaciones. Hay malestar entre los diputados de los 13 grupos que conforman esa MUD parlamentaria. A Ramos Allup no lo tragan, a pesar de sus escoltas que son su sombra.

Los jesuitas de la Ucab con la CEV le montaron un show, cuando su Presidente dio el informe anual. Allí los curas dijeron de todo: “empezó la transición, es un paso hacia la reinstitucionalización del país, vendrá un “diálogo sin ideologías”. Hasta los jóvenes derechistas le hicieron el coro y lo calificaron de “rock star”. Ramos Allup, entonces, se lanzó para el mercado de Quinta Crespo a bañarse de pueblo y salió con las tablas en la cabeza, por la rechifla que le dieron.

Este abucheo retumbó contra él cuando, fuera de sí, ordena sacar de la AN las imágenes del Libertador y de Chávez. Se hace grabar e incorpora la grabación en la red, para construirse la imagen del más patán, el más duro, el más radical. Este agravio a la figura de Bolívar le saldrá carísimo. El padre de nuestra independencia, de la libertad y de la primera Constitución, la de 1811, defenestrado de su espacio natural por este personaje. La historia y el pueblo se lo cobrarán.

ultimasnoticias

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios