Opinión

Autor: J.M. Álvarez

09:41 pm
06
Feb
2012

Hace unos días el corresponsal de Al Jazeera en La Habana dijo a través de Twitter, que la revolución en Cuba “debería llegar desde adentro”, ¿ignora este “informador” que fue así como llegó la revolución a Cuba, hace más de 50 años? Su comentario estaba vinculado a esa basura fascista que llaman “primavera árabe”.

Pero no ha quedado ahí la cosa: Al Jazeera ha simulado (en eso son unos expertos, recordemos Libia) una entrevista con la chica Sui Generis, y decimos “simulado” porque, según los blogueros revolucionarios, fue realizada por Reinaldo Escobar “Macho Rico” el vetusto marido de la susodicha. En la misma, proponen una primavera árabe en Cuba, esas primaveras que se están convirtiendo en otoños feudales. Es obvio que los mercenarios ansían un territorio feudal en Cuba, donde el señorito de turno (EEUU) tenga derecho de pernada y ellos puedan ejercer labores de palanganeros.

El gobierno de La Habana es libre de hacer de su capa un sayo, pero después de haber visto las actuaciones manipuladoras y de intoxicación a nivel internacional de Al Jazeera, esa cadena, bajo nuestro punto de vista, no debería estar ni un minuto más ensuciando tierra cubana. Cuba, hoy, por suerte no está aislada y no tiene porqué guardar ciertas formas ligadas a estrategias. Así lo entendemos, y así lo exponemos con todo respeto.

Esto no es un juego. Estamos en una guerra a muerte entre el fascismo, sus servidores y los pueblos que luchan por la libertad. Como internacionalistas proletarios ni nos interesa, ni respetamos la libertad burguesa. Recordemos que, en nombre de la misma, el imperialismo arroja miles de bombas contra seres indefensos y explota al Tercer Mundo.

Hoy, la dictadura del proletariado- democracia popular- es más necesaria que nunca y debe ser más dura que nunca.

Autor: J. M. Álvarez
Fuente: Diario Octubre
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios