Opinión

Autor: Asalia Venegas

10:55 am
26
Nov
2015

El empeño en vigilar y supervisar procesos eleccionarios es inédito. A raíz de la aparición en escena del comandante Chávez y de la aprobación de nuestra Constitución, la más democrática en el continente, donde se relegitiman a cada momento el poder y sus instituciones, esa supervisión se ha tornado enfermiza. Estados Unidos, donde las elecciones son de segundo grado, es el más interesado en “vigilar” los comicios en nuestro país.

Europa y su Parlamento, la OEA, andan fisgoneando, opinando, metiendo sus narices donde nadie los ha invitado. Pero ellos se autoinvitan, opinan, juzgan y se creen con derecho a intervenir. En 17 años, se han hecho 19 procesos comiciales bajo la batuta del Poder Electoral, cuya tesonera labor ha sido reconocida por muchos y cuyo Registro Electoral arroja hoy 19 millones de votantes. La revolución bolivariana se ha puesto a prueba con el pueblo.

¿Qué hace la oposición y la derecha internacional? Cuestionar el árbitro, poner en duda su transparencia, enlodar el REP. Eso es reiterativo. En un cronológico de todas las elecciones efectuadas, observamos a la oposición foránea y local igual. Los voceros del gobierno gringo, desde Bush y Obama, han tenido un comportamiento similar.

Condoleezza Rice, Hilary Clinton, Colin Powell, Susan Rice, Dick Cheney, R. Jacobson, J. Kerry, J. Kelly; la lista es larga. El Pentágono, la CIA, el Comando Sur, el Departamento de Estado: injerencismo puro. Allende los mares, F. González y Vargas Llosa crearon el Club de Madrid para decirnos qué hacer. Ante esta arremetida pertinaz, no es de extrañar que el actual secretario de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, haya enviado una carta de 18 páginas a la presidenta del CNE.

Obvio, Almagro es un accidente (podría ser Insulza) o tener otro nombre. Exige garantías, aboga por la oposición, habla de justicia electoral, pide que las elecciones se lleven a cabo de forma transparente. ¿Qué razones llevarían a Almagro a escribir esta misiva grosera y altanera? Primero, no le compete. Y ¿por qué justamente Venezuela? Quiere dar lecciones de ética en 10 ítems. Todo para defender a L. López. Pepe Mujica se pronunció: “Lamento el rumbo por el que enfilaste y lo sé irreversible, por eso ahora formalmente te digo adiós y me despido”.

ultimasnoticias

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios