Opinión

Autor: Lucia Converti

07:56 am
10
Jun
2016

El conocimiento público de esta información generó un escándalo internacional. El primer ministro de Islandia renunció al figurar en el listado de personas que tenían este tipo de cuentas.

En abril el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación hizo pública la información de documentos confidenciales de la firma de abogados Mossak Fonseca revelando la existencia de una cantidad de propiedades y activos de empresas con cuentas offshore en Panamá a nombre de reconocidos políticos y empresarios. Este estudio ofrecía el servicio de apertura y establecimiento de compañías en paraísos fiscales. Siendo su principal objetivo el de ocultar la existencia de esos activos de modo que fuera imposible asociarlos a sus verdaderos propietarios. Los paraísos fiscales, como su nombre lo indica, son países cuya normativa permite el ingreso de capitales sin cobrarles impuestos por ellos (o impuestos muy bajos) y ofrecen el beneficio de no compartir información fiscal con otros países.

El conocimiento público de esta información generó un escándalo internacional. El primer ministro de Islandia renunció al figurar en el listado de personas que tenían este tipo de cuentas. ¿Por que renunció? Porque tener cuentas offshore significa que esos capitales evadieron impuestos en su país de origen o porque fueron obtenidos de forma ilegal.

El primer día que se dio a conocer ese listado se encontró la cuenta Fleg Trading LTD que tenía a Mauricio Macri como presidente. Macri declaró que la empresa pertenecía a su padre, que no estaba activa y que no había cobrado haberes. Al segundo día se encontraron dos empresas relacionadas y se descubrió que Fleg Trading LTD sí estuvo activa e hizo numerosas operaciones en Brasil. Hoy la denuncia que investiga el juez Casanello es por figurar como director de decenas de empresas y por otras tantas a las que está relacionado por terceros vinculados, como familiares o históricos asociados.

Asimismo, Mauricio Macri fue denunciado por enriquecimiento ilícito debido a la inconsistencia entre sus declaraciones juradas como jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, la declaración jurada como candidato a presidente y la declaración jurada presentada tardíamente al iniciar su gestión. Según estas declaraciones en un año llegó a duplicar su patrimonio. En esta última presentación Macri reconoce tener 18 millones de pesos argentinos en las Islas Bahamas, otro paraíso fiscal.

Blanqueo de Capitales a medida

Dos meses después del descubrimiento de las cuentas offshore del presidente argentino y su familia, llega al Congreso Nacional un proyecto de ley denominado “Reparación Histórica a los Jubilados y Pensionados”. Sería harina de otro costal denunciar la estafa a los jubilados que este Programa significa en esta nota, pero el proyecto no pretende aprobar sólo eso, sino que también incluye una reforma tributaria (regresiva), una moratoria, un acuerdo con las provincias y como si esto fuera poco, un blanqueo de capitales.

Argentina y la mayor parte de los países latinoamericanos cuentan estructuralmente con un problema de restricción externa. Es decir, faltan dólares. ¿Por qué necesitamos dólares? Porque no producimos todos los bienes necesarios para satisfacer nuestras necesidades y debemos comprarlos en el exterior. En este sentido, se considera que existen por lo menos 200 mil millones de dólares de ciudadanos argentinos fugados en el exterior, un monto equivalente a 6,45 veces las reservas internacionales con las que contaba el país al 3/6/2016 (último dato oficial del BCRA). Las reservas internacionales sirven para mantener el tipo de cambio en un monto acorde a las expectativas de desarrollo de las economías y, si no hay reservas para mantener equilibrada la balanza de pagos y el tipo de cambio, se producen devaluaciones con su consecuente shock inflacionario y caída del salario real.

Es por esta razón que distintos gobiernos plantean como una fuente de entrada de divisas un “perdón a los evasores” para que ese dinero sea ingresado al país y permita darle aire a nuestras reservas internacionales.

En este sentido, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner presentó en dos ocasiones esta oportunidad de ingresar capitales, una en 2008 y la otra en 2013. Con estas medidas se buscaba justamente la repatriación de las divisas que permita engrosar las reservas internacionales. Consecuentemente no se incluía en el blanqueo la posibilidad de declarar propiedades, ya que el objetivo era macroeconómico. En estos procesos estaba prohibido que los funcionarios, ex funcionarios y familiares hasta segundas líneas accedieran a este perdón.

El proyecto de ley presentado por el gobierno de Mauricio Macri no plantea una repatriación de capitales sino la posibilidad de blanquear capitales y que estos permanezcan en el exterior. De blanquear capitales, ingresarlos y que estos tengan la opción de ser parte del negocio financiero que el gobierno estimula con altas tasas de interés. De blanquear capitales y propiedades y dejar de pagar impuestos a los bienes personales (impuesto a la riqueza) en 2019. Es decir, un favor para los amigos con cuentas offshore.

Pero el favor no es sólo para los amigos. El proyecto permite el blanqueo de capitales de los familiares de los funcionarios y habilita la declaración de capitales a nombre de terceros. Asimismo es sabido que el proyecto inicialmente permitía el acceso al blanqueo por parte de los funcionarios y que debido a internas en la coalición gobernante se limitó esta posibilidad.

Pueden sacarse muchas conclusiones y sobreentenderse muchas cosas a partir de los hechos descritos, pero es interesante hacer hincapié en algunas de ellas. La evasión de impuestos implica menores recursos del Estado para hacer política distributiva. Ahorrar en dólares es perjudicial para la economía nacional de la cual dependen todos y cada uno de los ciudadanos, sean ricos o pobres. Tener ese dinero en el exterior es fugar divisas, profundizarel problema de restricción externa estructural que tiene la Argentina y puede llegar a resultar desestabilizador para los gobiernos.

Dicho esto es necesario recordar una y otra vez que la familia Macri es reconocida por los negocios fraudulentos que realizó con la última dictadura militar –y también con los gobiernos democráticos en los años 90-. No gobierna para conseguir la pobreza cero, gobierna para los ricos.

teleSUR

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios